sábado, 29 de marzo de 2008

Manual de Supervivencia en Supermercados

¡Tarea nada fácil la de comprar en el Súper! Pero para eso estoy yo, para identificar a los enemigos que allí te acecharán. Por razones metodológicas no nos metamos con los empleados, que al fin y al cabo están trabajando.
Tampoco opinemos sobre los autoservicios chinos, al respecto sólo te dejo una advertencia: los chinos entienden TODO lo que les digas, siempre.
Bien, volvamos al tema que nos ocupa, los posibles adversarios en el súper, que son clientes como vos:
1) La viejita simpática: ella te va a conmover, porque parece que no encuentra la góndola con los productos que le gustan, entonces vos la ayudás y la orientás. Pero ¡ojo! Después en la fila va a husmear tus compras, va hacer un gesto negativo y buscará conversación con vos, para decirte que no sabés comprar, porque elegís productos caros e inútiles (lo que será rigurosamente cierto) Si la fila es lenta, te va a dejar la cabeza a la miseria, porque no tiene con quien hablar ya que los hijos no la visitan nunca. Consejo: Cuando te pregunta por algo, decile “no sé” y seguí caminando.
2) El niño que corre por los pasillos: no es su culpa, sólo que los supermercados en su afán de vender más y más productos, llenan los pasillos de cosas, incluidas botellas apiladas, por lo que no hay por dónde pasar. Si le decís a la madre que tenga cuidado, se va a enojar y ponerte cara de que te metas en la crianza de TUS hijos; lo mejor es huir hacia otro sector, porque el nene va a chocar de frente contra la torre de duraznos en lata y puede que caigan sobre tu cabeza.
3) Los chicos que están comprando 150 bebidas para la fiesta: están eufóricos, ya que se imaginan que va a ser LA noche de sus vidas, aunque luego las chicas no aparezcan y terminen todos borrachos y jugando con la play station. No te van a molestar porque jamás registrarán tu presencia, sólo que entre risas y gritos pueden aplastarte con el carrito repleto de cerveza, vodka, fernet, etc. etc. Cambiá de fila.
4) El experto en carnes a la parrilla: se va a quedar 45 minutos mirando fijo una tira de asado; luego la va a tomar con una mano y la acercará a sus ojos, casi como si fuera un ejercicio de resucitación vacuna. Más tarde la dejará en el gancho y le preguntará algo al empleado del sector. Seguirá buscando, hará el mismo procedimiento con otro corte de carne, para volver al original. Si durante el examen vos levantás cualquiera de los cortes que cayeron bajo sus sentidos, te fulminará con una mirada asesina, como si te sorprendiera sacándole la billetera. Dirigite primero al sector de lácteos.
5) La distraída: la señora viene paveando, sin ver dónde deja el carrito, por lo que éste quedará atravesado y hará imposible que sigas tu camino. Ojo con apartarlo, ¡porque se ofenderá del mismo modo que el asador! Da marcha atrás.
6) La parejita: Hasta aquí se puede decir que los personajes analizados son todos simpáticos, pero con la parejita es menester llevar la guardia alta, porque te van a hacer trampa. No es un tema de edad, pueden tener 30, 40 o 60 años, y el truco que harán admite tres variantes, a saber: él está haciendo la fila sin llevar nada y la busca a ella disimuladamente con la vista; mientras, ella está con el carrito lleno en una fila cercana, y ambos miden cual de las dos cajas va mejor, si la de él o la de ella, para elegir a último momento la más rápida. Otra variante: él está con el carrito vacío en la fila, sólo que ahora ella va y viene trayendo productos de a pares que luego le entrega a él, hasta llenar el carro. Por último, puede que ellos vayan a la caja rápida (máximo diez productos) con cinco paquetes cada uno, fingiendo no conocerse, aunque siguen hablando durante la fila. ¡Es que están apuradísimos! (siempre están apuradísimos, aunque sea domingo) ¿Y qué hacer en este caso? Siendo que lo que nos molesta es la actitud, el plan que ejecutan, y no el resultado de éste, en esta encrucijada recomiendo lisa y llanamente la confrontación, recriminándole con disimulo a él que no está bien la actitud del matrimonio. Pero cuidado, hay que decírselo a él, y bajito, porque si se lo decís a ella o ella te oye mientras se lo decís a él, puede ocurrir que él se vea obligado a defender el honor de ella, o bien que sea ella la que te surta un cross de derecha y/o te insulte.

Y bien amigo, espero que estos simpáticos consejitos te sirvan para acometer tu próxima compra en forma relajada y feliz, disfrutando de un paseo de compras en familia!

ACLARACION: Actualmente en Argentina hay un conflicto con el sector agropecuario que ha dejado las góndolas de los supermercados casi vacías. Seguramente no encontraremos ahora a ninguno de los personajes que describí por sus pasillos. El Manual de Supervivencia se ha hecho realidad, pero para encontrar comida, ya que hay que deambular de comercio en comercio a la búsqueda de los alimentos más básicos

jueves, 27 de marzo de 2008

Apunté unos comentarios sobre vinos




“Es nervioso, vigoroso, pero no agresivo, ya que no presenta aristas y su potente acidez queda muy bien integrada en el conjunto que se muestra casi sedoso, aunque ya digo que es un trago potente”

“Vino suave de intenso color rojo, aromas frutales de ciruelas y cerezas, con un ligero toque de trufas y cuero"."Sabor típico del varietal, algo dulce y de buen cuerpo"

“El rasgo más destacado que apuntaría es su elegancia, porque si bien tiene una aceptable fragancia, más potentes las maderas que las frutas, cuando entra en boca es como una seda"

"Poderoso, pero sin ninguna arista, hasta el extremo que hay que esforzarse para separar esos sabores minerales y especiados que sin duda tiene, porque todo fluye como sin importancia”

“...las maderas nuevas se notan creando un bouquet más elegante, más cortés con los afrutados primarios con los que se ensambla logrando un vino estructurado, potente, largo y varonil, pero a la vez aterciopelado, sedoso, con ese pulido que sólo los reservas clásicos tenían, pero que en este caso no anula esas ligeras compotas que tanto gustan hoy día, por lo menos a mí"

“A la vista confirma su juventud por su color violeta muy intenso"."Nariz joven, frutada y floral con los característicos aromas varietales como las ciruelas, guindas y grosellas maduras". "Aparecen los sabores a ciruelas y frambuesas". "Sus taninos son redondos, dulces y muy amenos”

La verdad es que entiendo poco, en general suenan a favor, aunque a veces me parece que me hablan de un tipo, que además es algo extraño: "es nervioso, vigoroso pero no agresivo"; "estructurado, potente, largo y varonil, pero a la vez aterciopelado, sedoso"; incluso es "de nariz joven, frutada y floral" y hasta peligroso "cuando entra en boca es como una seda" … ¿Será posible muchachos rematar los comentarios con un “bueno”, “muy bueno”, “más o menos” o “mejor una cerveza”, así a las bestias no nos quedan dudas?
Tante grazie

viernes, 21 de marzo de 2008

Noche de franco


Renato Sosa volvía de la funeraria. Lo que más detestaba de su trabajo era el olor a flores que, impregnado en el traje negro, lo seguía hasta su casa. El resto se podía aguantar: llantos, pésames y murmullos eran digeridos por él con su rictus cotidiano.
Pero esa mañana, al contemplar el cadáver de su esposa sobre la cama, titubeó. Prendió un cigarrillo, y se apoyó sobre la cómoda a meditar.
Al rato buscó el teléfono. Primero reservó la sala de la cochería de la esquina. Después le avisó a su jefe que esa noche no iría a trabajar
.

Zona Roja


placeresescondidosSTOP.pagocariño.comSTOP.amoralacartaSTOP
chicos-chicas.STOPchicas-chicosSTOP.chicas-chicasSTOP.chicos-chicosSTOP.SeñoresMayoresSTOP.habitacionescon refrigeraciónSTOP.dateelgustoSTOP.sihastaelcapodeNYC!STOP.Cuánto tenés?STOP. acáydedorapaSTOP.quemanofriaSTOP.llamáalflacoBettinaSTOP.
rajenlayuta!STOPSTOPSTOP.

miércoles, 19 de marzo de 2008

Nuestro Padre Querido



Ya es madrugada en la dacha, y las risas de los cuatro invitados se interrumpen. El anfitrión ha dicho “…no se sientan tan seguros…”
¿Eso dicho por EL, el genio de la intriga, el brutal admirador de Iván el Terrible? ¿qué otra cosa puede querer decir que una nueva purga, otra riada de conspiradores asesinados?
La velada había sido excelente, el film en el Kremlin, la comida y la bebida, aunque EL, como siempre fue frugal y no probó el alcohol, y justo antes de terminar, la amenaza.
Se van todos y EL JEFE queda solo. Le dice a sus sirvientes y a la guardia que se va a acostar, que no los necesita más…es muy extraño eso, siempre vive rodeado de asistentes pero, quién se atreve a contradecir al ABANDERADO DE LA LUCHA POR LA FELICIDAD FUTURA DE LA HUMANIDAD? ¿Su ayudante Tukov? ¿La sirvienta? ¿Puede alguien osar a desafiarlo diciendo que esa orden no es habitual?
¿Y a la fría mañana siguiente? ¿Quién se atrevería a entrar sin su llamado? Pasan las horas, y ninguna orden de LA LUZ DE LA ESPERANZA llega desde la recámara… ¿Qué hacer entonces?
Nada, dice el jefe de la custodia, esperemos mientras le aviso a Beria, esperemos a que lleguen él o el Correo…
Primero llega el Correo y lo hacen pasar directo al cuarto de LA LUZ DE LOS TRABAJADORES OPRIMIDOS. Tareas siempre riesgosas para el
mensajero… ¡lo encuentra semi inconsciente! ¿Dónde está Beria?
¡es el Jefe de la Policía Secreta! ¿por qué no llega ninguno de los otros invitados de la víspera?
Finalmente aparece Beria, luego los demás comensales: Malenkov, Bulganin y Jruschev… ¡este último siete horas después de enterado del mal que aqueja al LIDER BIENAMADO y pese a estar tan cerca!
¿Y los médicos? Aun nadie los llamó. Beria insiste en que el PADRECITO DE LOS PUEBLOS descansa plácidamente… ¿Qué espera él? ¿Qué esperan todos? Las horas siguen pasando…Casi 48 horas después de ser visto conciente por última vez llegan los médicos. Están temblando, saben que tienen que revisar a Koba, EL DIOS VIVO, y Beria estará cerca…Un diagnóstico equivocado y estarán muertos pero, ¿equivocado para quién? Siguen temblando, no pueden quitarle la camisa…¡Lo hacen con unas tijeras! Tímidamente y sin dejar de temblar, uno de los médicos dice: "Lesión en un vaso sanguíneo, imposible operar" EL HOMBRE DE ACERO ya es un anciano, ha tenido antes tres hemorragias cerebrales…
Beria parece haber perdido el juicio. Cuando abre los ojos EL GENIAL PENSADOR, le suplica que hable y le demuestra todo su amor, pero cuando vuelve a perder el sentido se ríe, y da todo tipo de indicaciones para el día después…Incluso ha convocado al Politburó y frente a éste, le ha gritado, casi le ha ordenado:
“Todos los miembros del Politburó están reunidos aquí. ¡Por favor di algo, Yósiv Vissariónovich!”
Al cabo de cinco días de agonía y casi sin atención médica, el georgiano que dominó a los rusos; el hijo de un zapatero alcohólico y una sirvienta analfabeta; el ex seminarista; el hombre que transformó a la Unión Soviética en una potencia con la sangre de millones de campesinos, soldados, camaradas, profesionales, y de cualquier persona que se cruzase en su camino o ni siquiera eso, sólo porque podría ser un “futuro enemigo”; el hombre que dijo que “Una única muerte es una tragedia, un millón de muertes es una estadística”; el hombre que cambió literalmente su historia y la historia del siglo XX, ha muerto.
Ha muerto Yósif Vissariónovich Dzhugashvili. Ha muerto Stalin, ¡NUESTRO PADRE QUERIDO!

martes, 18 de marzo de 2008

domingo, 16 de marzo de 2008

La frase de Evita


“Renuncio a los honores pero no a la lucha” Con esa frase solamente, Evita se tiene merecido el cielo.
Cuantas veces pensamos en decirla, sólo que el momento que la justifique no aparece. En general, quedamos ubicados en situaciones para decirla al revés: “Renuncio a la lucha, pero no a los honores”
¡Bueno, será que no tendremos pasta de mártires, ni honores a los qué renunciar!
En general, los mártires de esta tierra no se proponen serlo, las circunstancias los llevan ahí.
Gente humilde que muere violentamente, salen todos los días en el diario y pasás rápido la página con la certeza de la noticia obvia.
Invitás a un asado y diez te dicen que sí en media hora. Dadores de sangre conseguís cuatro en un día, te enterás de hepatitis que no conocías, y a algunos los tenés que amenazar para que vayan.
Al velorio aparecen tipos que hacía veinticinco años que no hablaban con el finado, ¡pero se ocupan de esclarecer a los deudos sobre cuánto lo apreciaban! Y encima quieren que les agradezcas el gesto y compunción…
Por eso, cuando de casualidad veo a alguien que hace una gauchada sin que el favorecido lo vea ni se entere nunca, como por ejemplo ese tipo que se levanta del asiento antes de que la embarazada saque el boleto y pueda darse cuenta quién fue que se lo dio, y luego sigue su viaje parado y cansado, tal vez una hora más, sin esperar recompensas ni reconocimientos, me acuerdo de Evita y trato de aplicar su máxima en alguna cosa pequeña de todos los días, qué se yo, esas de buena vecindad al menos, como detener el ascensor en un piso que no es el tuyo para cerrar bien la puerta del otro elevador, y seguir.
Entretanto, saboreo y espero el momento sublime de poder salvar al mundo, al barrio o a la esquina, y con gesto afectado decirle al único testigo que te pregunta tu nombre para dar fe de tu proeza, que hace rato que renuncié a los honores… ¡como la Abanderada de los Humildes!

Guia para tomar café


¿Tomamos un café ? Aquí todavía se puede. En Estados Unidos he notado que no, salvo que lo bebas caminando o en un supermercado. El mozo, impaciente, viene a preguntarte si querés algo más, y si le decís que no, te trae la cuenta… ¡sin que se la pidas!
En Buenos Aires, en algunos lugares, todavía se puede. Ojo, sólo en algunos, porque hay muchos cafés que dan almuerzo, y a las once y media invaden las mesas con manteles, platos y copas tan grandes que podrían albergar un acuario; tu pedido de café no será bien recibido.
En otros, la chica al ver que terminaste se acerca sin que la llames, y amablemente te pregunta si puede retirar las cosas. Al llevarse el plato, el vaso o el pocillo de café para que vos “estés más cómodo” en realidad te deja como desnudo ante la inhóspita mesa, que empieza a agrandarse... Entonces, o pedís otro café para vestirte, para defenderte, para legalizarte, o bien emprendés la retirada. Hice la prueba, y es difícil aguantar mucho ante la mesa vacía.
Por suerte hay bares sin nombre donde el café único que tu economía o tu deseo pueden pagar no molesta.
Pero seamos honestos, a veces los clientes no ayudan. Con el diario por ejemplo. Probá una mañana cualquiera en un bar del centro. El truco es comprar el diario en la esquina, leerlo un rato, y luego dejarlo distraídamente en tu mesa. En menos de cinco minutos aparecerá un señor impecablemente vestido, o una señora muy correcta, y ya tomando con su mano TU DIARIO, te hará el cumplido de pedirte permiso para llevarlo. No será poca la sorpresa que sentirá cuando le digas que el diario no es del bar, que es tuyo, que lo compraste, y que sale más barato que el café que ellos sí están dispuestos a pagar.
Cuidado con los bares donde al café le agregan masitas, alfajorcitos o galletitas. Si los ves en otras mesas antes de sentarte, no lo hagas. Si a media mañana empiezan a poner los manteles, andate, aunque vayas de tarde. No serás bienvenido.

Volvamos a esos bares de nombre que nadie recuerda, que no figuran en ninguna guía turística ni en los barrios de moda. Llevate ese libro que no te deja en paz y leelo tranquilo, que el viejo mozo jamás vendrá a preguntarte si querés algo más, la cuenta o a decirte que están por cerrar!!. Pero por las dudas y no sea cosa que te sorprenda un cambio de firma, estate atento a esos detalles que te di.