martes, 2 de junio de 2009

Ray Van

- Pibe, te vendo los lentes…
- No, jefe.
- Son Ray Van, pibe, ¿no te parece que valgan dos pesos? Cuando te de el sol y te los pongas las chicas se van a morir por vos.
- No
- En cualquier lado valen trescientos...
- Maestro, no me interesan. Gracias.
- Después vos jugás a lo que yo juegue.
- ¿…?
- Se me terminó la plata y en la que viene tengo un caballo que no puede perder. Vos me das los dos pesos, te llevás los anteojos y encima le jugás al que te diga, es una fija y nadie la conoce más que yo. Va a pagar, mínimo, noventa y nueve por peso a ganador.
- …
- Cuántos años tenés pibe?
- Dieciocho
- ¿Y no tenés dos pesos?
- Sí, pero vine al hipódromo a mirar un rato, no quiero sus anteojos y no quiero apostar al caballo suyo, jefe.
- Pendejo, sos un pelotudo. ¡En tu puta vida vas a agarrar un caballo de noventa y nueve pesos! Te estoy pidiendo dos mangos de mierda, lo que vale un boleto de colectivo, un diario. ¡Dame dos pesos la puta que te parió! ¡Mirás el caballo al que le apuesto y ganamos los dos!
- No me putee viejo, no le doy los dos pesos.

Nunca supe si su caballo ganó porque no me dijo cual era, claro. Cuando sonó la campana de largada me seguía insultando. Y tuvo razón. En mi vida, puta o no, jamás gané en el hipódromo. Yo le hubiera dado los dos pesos. Pero no me gustó cómo me los pidió. Y las gafas eran horribles.

/




Jockey uruguayo Ireneo Leguisamo junto a Carlos Gardel en el Hipódromo de Palermo (Buenos Aires, 1.930) Entre nosotros, Legui y Carlitos

37 comentarios:

Lena dijo...

jajajajajaja!

Por una cabeeeeeeza...

Después de comer al argentino me tomo un Logui.
Copa de balón, hielo hasta el tope.

Tras esta lectura, al Logui de rigor, lo acompañarán sonrisas.

Y carcajadas cuando vea gafas horribles...jajajajajaja!

Besos, Divinorum!

Lena dijo...

Donde dije Logui dije Legui...

Qué cabeza la mía.

Debe ser exceso de bife, provoleta, matahambre, postre del vigilante etc.

Lena dijo...

(Acabo de escuchar la grabación...Enhorabuena!!!! Felicidades para ti y para Luz de Gas!...me encantó!)

Mariela Torres dijo...

Seguro que con buenas formas vos sos muy generoso. Y yo también.

Besos.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Anda y que le den, valiente menda, que atosigamiento.

Un abrazo

Merche Pallarés dijo...

¡Ese Ray Van era un pesado pelotudo! No hubiera ganado, de todas formas. Hizo bien en no comprar esas gafas horribles.
(Aún no he tenido tiempo de escucharte en LUZ DE GAS pero en cuanto tenga un minuto, lo haré). Besotes, M.

Soledad Sánchez M. dijo...

Me he imaginado un hambre violento en los ojos del pedigüeño. Hambre de algo extraño -algo que no se sacia con dos pesos-. ¿Viste tú eso, Marcelo?

Yo he visto esos ojos alguna vez... y no ha sido grato.

Un beso.

Soledad.

Antonio Alfonso Alonso dijo...

Tienes razón, a veces sobran las palabras y lo que se valoran son los gestos...
No importa, tampoco te hubieses hecho millonario, pero sí ganaste en convicciones...
Salud!

Mari Carmen dijo...

¡Muy bien! ¡Muy bien! Fue una reacción estupenda la tuya :) Es justo lo que se merecía el imbécil aquel.

Un abrazo :)

Antón de Muros dijo...

Muy bien, muy bien: mantener las convicciones cuando se trate de billetes de cualquier denominación (ya sean dos pesos tuyos o cien de un cadete) ;-)

Además, es cierto: las formas importan...

Un abrazo.

Antón.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Un saludo rápido chico guapo aprovechando que ahora me funciona.Un beso.

Reina dijo...

Tampo le hubiera dado los dos pesos, ¡¡¡¡por pesado!!!

Es que, a veces, "las formas" pierden a muchas personas. Y parece una tontería, pero no...

Buen relato, como siempre; y la música que le acompaña, perfecta.

Mil besos!!!! (y gracias por "tu tango")

carlota. dijo...

Di que si Marcelo , la educación está para algo ...

Un besoteeeee

esteban lob dijo...

Prefiero la teoría que le escuchaba a mi papá:
"En vez de apostar, prefiero gastar esa plata en comprar chocolates".

Un abrazo.

SUSANA dijo...

Sabés que me parece simpatiquísimooooo el rescate del folklórico insulto argentino (que parece interminable) en este caso, en boca del vendedor frustrado/jugador compulsivo.

A su vez me recordaste una antigua pieza publicitaria de Legui, donde un caballero anglosajón -con marcado acento- miraba con desconcierto su vaso de licor y se preguntaba ¿Y por qué le habrán puesto “Legui”?

Gracias por la primera sonrisa del día!
Un beso!

marichuy dijo...

Marcelo

Pero estaban baratos los Ray van, je; bueno si no eran piratas.

Un beso

Anabel Botella dijo...

Si me piden las cosas de ota manera, porqe para eso está la educación, igual me lo pienso. Pero este chico tenía un problema de los grandes, además de ser un maleducado. Aún así nos has dejado un relato muy bueno, con sabor costumbrista.
Saludos desde La ventana de los sueños.

SUSANA dijo...

Fe de erratas: El caballero del comercial de Legui preguntaba: ¿Por qué le habrán puesto caballos?Disculpe Amigo, cosas de la edad!
Un beso!

Luna dijo...

Desesperado el hombre...

Besos

Cecy dijo...

Pibe, esta bien, si no te gusta, no te gusta, la manera que te lo pidio y las gafas.


:)
Besos.

marichu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marichu dijo...

Pibe, tengo un reloj para vos, baratito eh...si te interesa charlamos el precio, tampoco te lo voy a dejar en dos pesos. besote

Haifa dijo...

Jajajajaja, BIEN AHI!!! sino te gustaban, no te gustaban y punto y es feo cuando te piden las cosas mal.
Estoy deacuerdo con usted Señor Marcelo.
Besos

SANDRA DESDE FORMOSA dijo...

buenisimo paso a saludarte me encnato , cariños desde formosa


www.sentirherra.blogspot.com


te espero

Arkantis dijo...

A veces son tan importantes las formas...que si te piden algo de una manera amable...lo das todo y si te lo piden con groseria..no das aunque te sobre....


Besotes

Juan Luis G. dijo...

Es mejor perder manteniéndonos guapos a ganar con unas gafas horribles. (Es un intento de consuelo).

Un abrazo

(* dijo...

Cuando escribes diálogos así, es que van tan fluidos, se leen tan ligeros, tan como si viniera una brisa repentina cálida de palabras, que cuando acabo me quedo esperando por si detrás vienen más vientos con nuevas palabras.

Me he reído muchísimo.

Un dulce beso.

Blackberry dijo...

Muy bueno!
Me encantó la conversación.
Yo tampoco se los hubiera dado... no me gusta que me pidan las cosas sin explicaciones y con exigencias:)

Besos!

Selma dijo...

Muy buen díalogo, Marcelo.
Un beso.

elshowdefusa dijo...

Ya sabía, mientras leía, que el que no quería comprar las gafas eras tú. Yo tampoco lo hubiera hecho... faltaría más.
Un beso, Marce.

ANABEL dijo...

¡Que tiparraco tan desagradable!... ni por un peso le compro las gafas, ¡vaya simvergüenza!
Muaccc

Por cierto, me uno a lo que dice LENA, ¡por una cabezaaaaaa! tarataratara, tarataratara...

Anita dijo...

Dí que sí, Marcelo. Con buenas maneras se llega a todos lados.

(Con el cambio de look de mi rincón habia perdido tu enlace, pero ya he vuelto ;D)

Muakk

Gatadeangora dijo...

Vaya maneras!!en vez de pedir exigia...pues que le vayan dando,hiciste bien en no darle ni un céntimo.

Te he oido en radio blog me ha encantado.

No me aclaraste si tu gato está comprometido.

Besitos

Viv. dijo...

Linda foto de los dos uruguayos!

:)

gloria dijo...

¿Te puedes creer que me pica la curiosidad? No te dijo el caballo... Yo ni siquiera estuve en un hipódromo nunca, pero me encantaría, no por apostar sino por verlo, por encontrarme con tipos como éste y poder contar historias como las tuyas (nunca serán tan buenas).
Pero lo entiendo... las gafas no merecían los dos pesos.

Un beso.

maracuyá dijo...

Hay que reconocer que lo pusiste nervioso Marcelo. El hombre empezó bien...cómo entender que no que aprecien unos Rayban por dos pesos!!! Cualquiera pierde la paciencia.

Un beso

Oscar dijo...

Muy buena la foto!!
Vi en tu blog fotos de Bioy y de Manucho M Lainez, yo los conoci personalmente.
Saludos,Oscar