miércoles, 2 de junio de 2010

Enigmas

Siempre que conozco a una persona, incluso a alguien que observo en la calle, me pregunto cuán parecida será a sus hermanos, sus padres o sus hijos. Me detengo y juego con su nariz, sus labios o sus ojos, imaginándolos repetidos, apenas distorsionados, en otro cuerpo, incluso con otro sexo.
No sé por qué razón hago eso. Tal vez como es un juego no tiene motivos, es simple diversión.
Hoy veo tus labios, tu cuerpo y tus ojos y por supuesto, me pregunto cómo será tu familia, esa que seguramente nunca conoceré.

28 comentarios:

Lena dijo...

Te envío una foto.

Es linda mi familia!

(jajaja)

Besos, Divinorum!

Merche Pallarés dijo...

Sí que eres complicado... ¿Te fijas en todo eso? Besotes, M.

h.j. dijo...

yo hago lo mismo, a veces le llamo crónicas de un futuro anunciado(por crónicas de una muerte anunciada)

Cristina dijo...

Perecidos y padeceres, entre parecidos y pareceres.

Linda su forma de caminar la vida encontrando enigmas (talking about a revolution...)

SIL dijo...

El remate de tu enigma tiene su lado positivo, si es cierto que las esposas se parecen a las suegras...

Es enigmático este relato, mejor me quedo tan sólo con la espuma de la ola, pensando que has descripto una faceta de tu personalidad.

Como no soy demasiado observadora, quizás se me escape algún detalle, vio...

Beso grande

SIL

Cecy dijo...

Linda manera de ir caminando y jugando.
A mi me pasa con los autos se me representan como caras.
(No se ría, eh!!)

Besos.

miralunas dijo...

me deja copiarle el juego? porque yo me pregunto sobre el nombre y la historia, pero no me he puesto a jugar con génesis y genomas.

interesante compliquez la suya!

miralunas dijo...

espere; quise decir complicadez! complicadez!

Quidquid dijo...

Hola Marcelo:
Se dice que todos tenemos un doble...
Con la edad vamos cambiando de aspecto y a los que hoy nos parecemos, mañana ya no...
Cordiales saludos,
Luis

ALE. dijo...

Busque,piense,analícese,pero no nos deje con esta intriga!

Ana dijo...

Fenotipo aparte, la familia es tan importante...Algunos rasgos físicos o de temperamento pueden ocultarse en el genotipo...
¡Todo ese cargamento...!

¿Has probado a examinar el lenguaje corporal? ¡¡Es la leche!!
jaja

Me gusta que haya gente como tú en el mundo (Parece primera persona)Gente que se para en este tipo de cosas y que, además, las cuenta.
Además de parecerme un bellísimo y romántico poema en prosa.

Pescadora de Perlas dijo...

Mejor no indagar demasiado para adentro, porque luego vienen otras curiosidades más profundas como la típica "porqué no lo/la habré conocido antes...".

Besos Marcelo.

Anónimo dijo...

Yo, en cambio, varias veces pensé, al detectar algún rasgo inusual en alguien, en lo maravilloso de la naturaleza: cómo somos todos "iguales" pero "distintos". (¡otro juego sin motivo!)
La primera vez se me despertó al ver una oreja de forma muy rebuscada, más de lo que son habitualmente!, de una chica que iba sentada en el asiento adelante mío del colectivo.
Un beso.

El sereno de los faros dijo...

Está bien. Alguna vez conté cuantos llevaban la cruz como cadenita. Cada vez que pasaba alguno me persignaba.

Mi hermano que era medio hijo del demonio se cagaba de risa.

El texto bueno,
Rodricello nunca no existe.

Abrazo,

Magah dijo...

jajaja...a mi se me da por imaginarme que puedo entrar en sus cabezas e imagino en que están pensando. Las caras refejan pensamientos mas o menos felices, mayores o menores preocupaciones y/o dolores, amores, travesuras, trampas y armo historias...

Genial Tracy Chapman!

Daniel Os dijo...

Con frecuencia caigo involuntariamente en un ejercicio mental levemente parecido. Tras observar a un desconocido, mi imaginación logra aplicarle a su imagen el paso de las décadas y hasta he terminado viendo como verdaderas ancianas a señoritas de estampa más firme y gloriosa que la bandera en un día de sol con brisa.

Y lo que menos comprensión me hace ganar es que las encuentro positivamente atractivas.

D.

virginia pinon dijo...

A mi me pasa exactamente lo contrario que a Daniel! veo una anciana, y trato de encontrarle la hermosa muchacha que alguna vez fue!

Marcelo dijo...

Foto de familia
¡me fijo en todo eso!
futuros anunciados
parecidos y pareceres
detalles como espuma

Autos que tienen caras
caras que tienen nombre
o historia
dobles que dejan de parecerse
a sí mismos
intrigas que permanecen en el tiempo
¡cuerpos que hablan!
¿Y si mejor no lo escucho?
Esa oreja, la del colectivo,
escucha o ve?

Medio hijos del demonio
entran en nuestras cabezas
para saber qué pensamos
Uno quiere encontrar a la
futura anciana
y otra, a la antigua joven.
Todo esto me han dejado y se los agradezco.

Porque no soy el único loco que ve otras cosas, además de loq ue todos ven.

esteban lob dijo...

Veo, Marcelo, que nunca podrá decirte de ti que pierdes el tiempo.
No se me habría ocurrido analizar a nadie de ese modo tan amplio y supongo entretenido.

Un abrazo.

SUREANDO dijo...

Uy... esta entrada es un poema en prosa y en los comentarios has dejado otro poema...
Marcelo: ¿quién pudiera escribir así?

A mí me gusta imaginar si la gente que observo cada día es feliz, leo sus rostros e imagino historias para ellos cuando voy en la micro.
Además los rostros hablan, especialmente después de los 40.
Ví el tuyo en arena y cal...

TORO SALVAJE dijo...

Como serían tantas familias que no conocimos?
Jamás se sabrá.

Que bueno por favor...

Saludos.

Mariela Torres dijo...

Yo hago lo mismo, pero cuando veo a las familias ya sea en foto o personalmente y me gusta mucho encontrarles parecidos. Pienso que hago eso porque no tengo hijos, y de mis predecesores sólo me queda mi padre, así que ya nadie se parecerá a mí.

Besos.

Pamela dijo...

tiene razón Beatriz, hoy estás de poesía, la cabeza vuela, me sucede también de imaginar las historias que acompañan esas caras. besos

Marcelo dijo...

Hacé la prueba Esteban, a ver qué sucede!
Un abrazo

Marcelo dijo...

Muchas gracias Beatriz! Yo en cambio, estoy en desventaja contigo.
Un abrazo!

Marcelo dijo...

Torazo! podríamos tratar de ver las próximas.
Un abrazo

Marcelo dijo...

Mariela, ahora no me siento solo con el juego! Las fotos dan certezas, aunque a veces nos demuestran cuan equivocados estábamos. Y respecto de los que vengan detrás tuyo, yo no estaría tan seguro. Porque los convivientes también empiezan a parecerse, no importa cual sea el vínculo!
Un beso

Marcelo dijo...

Gracias Pamela! Y qué les encontrás para empezar a darles una historia?
Un beso