viernes, 10 de julio de 2009

ADN ¡TANGO! presenta: El tango de las últimas cosas




Hay un tópico en el tango que es escribir sobre los últimos amores, las últimas cosas, las últimas personas. Y es entendible, porque siempre hay poesía y drama en el adiós. Por ejemplo tenemos "La última curda". Alguno de ustedes recordará "El último café". Otros, "El último organito" ...y ya está? No! esto recién empieza! Repasemos algunos títulos:
La última
La última cita
La última copa
La última esquina
La última grela
La última molleja
La última ronda
La última tentación de Gardel
El último acorde
El último acto
El último beso
El último cafiolo
El último escalón
El último farol
El último guapo
El último juglar
El último round
El último zorzal

Yo creo que están todos los últimos, no? A lo mejor se me escapa alguno...Repasemos algunas letras "últimas", las que a mí me gustan:
El último café (Catulo Castillo y Héctor Stamponi)
Llega tu recuerdo en torbellino
vuelve en el otoño a atardecer
miro la garúa, y mientras miro,
gira la cuchara de café.
/
Del último café
que tus labios con frío,
pidieron esa vez
con la voz de un suspiro.
/
Recuerdo tu desdén,
te evoco sin razón,
te escucho sin que estés.
/
"Lo nuestro terminó",
dijiste en un adiós
de azúcar y de hiel...
/
¡Lo mismo que el café,
que el amor, que el olvido!
Que el vértigo final
de un rencor sin porqué...
/
Y allí, con tu impiedad,
me vi morir de pie,
medí tu vanidad
y entonces comprendí mi soledad
sin para qué...
/
Llovía y te ofrecí, ¡el último café!
Señores, esta letra lo tiene todo. Es cierto que a mí me gustan muchos los bares y seguro influye, pero aquí se presentan todas las prendas del amor que se termina. Veamos: el tipo está tomando un café y recuerda otro café, el último. La tristeza domina la escena, incluso garúa, y él recuerda una y mil veces -como cualquier amor no correspondido- la ceremonia final, la de la separación. Todo se termina al mismo tiempo: el café, el amor y el olvido. El está triste y llueve, pero igualmente le ofrece a ella...el último café! Por favor! Si alguien puede pintar mejor la derrota que la letra de este tango, que me avise...
El último organito (de Homero y Acho Manzi)
Las ruedas embarradas del último organito
vendrán desde la tarde buscando el arrabal
con un caballo flaco y un rengo y un monito
y un coro de muchachas vestidas de percal.
/
Con pasos apagados se elegirá la esquina
donde se mezclen luces de luna y almacén
para que bailen valses detrás de la hornacina
la pálida marquesa y el pálido marqués.
/
El último organito irá de puerta en puerta
hasta encontrar la casa de la vecina muerta,
de la vecina aquella que se cansó de amar;
y allí molerá tangos para que llore el ciego,
el ciego inconsolable del verso de Carriego
que fuma, fuma y fuma sentado en el umbral.
/
Tendrá una caja blanca el último organito
y el alma del otoño sacudirá su son
y adornarán sus tablas cabezas de angelitos
y el eco de su piano será como un adiós.
/
Saludarán su ausencia las novias encerradas
abriendo las persianas detrás de su canción
y el último organillo se perderá en la nada
y el alma del suburbio se quedará sin voz.
/
Este hermoso tango de los Manzi evoca un tiempo que se está yendo. Añora de antemano al organito que pasea por la calles de Buenos Aires....
Bien: ya tenemos al último café que en realidad es el amor que se va. Al último organito que despide en realidad a una época....Seguimos?
El último cafiolo
Miraba la ciudad desde el estrolo
de la piedad mortal de sus veredas,
buscando aquella edad de amor y sedas
y del bulín bacán en el Barolo.
/
El era sólo el último cafiolo
lanzado en el final del tobogán,
sin fiestas de champán ni de nebiolo,
cruzando pobre y solo el macadán...
/
¡El último cafiolo!
Desastroso papel
de un drama vil
tras un mantel-cumplido y obsequioso-
sirviendo al "mundo gil"...
/
¡Yugándolas de mozo!
¡El último cafiolo!
Y hasta la mina fané
del cabaré, la que mangaba "caldito de gallina",
anoche le dio un mango de propina
y atrás de aquel gomina se le fue.
/
Los años con su marca de vitriolo
gritaron la verdad de aquel espejo:
junaba su perfil, y estaba viejo,
miraba alrededor, y estaba solo.
/
¡Telón burlón del último cafiolo!
¡Sentía desangrar su corazón!
¡Servime, che cartón! -gritó un pipiolo,
y él le quebró un nebiolo en el melón.
/
Este tango es de los mismos autores de "El último café" (tenían la idea fija...) El cafiolo es un rufián que vive de las mujeres. Pero este proxeneta está viejo, y trabaja de mozo. Ya es más digno de lástima que condenable: no lo respetan ni sus ex protegidas (una le da un peso de "propina" y se va detrás de otro tipo, más joven) El protagonista está triste y solo pero conserva un destello de dignidad: cuando un cliente le falta el respeto (¡Servime, che cartón!) procede a partirle un botellazo en la cabeza...
Entonces tenemos en este último tango una referencia al paso del tiempo pero no de una época, sino al tiempo personal, a la decadencia del que fue un grande y ya no lo es:recordemos que vivir de las minas, conforme lo vimos en la entrada anterior, era una aspiración que nació con el crack de los años 30...y creo que sigue!
Seguimos con Cátulo Castillo y vemos que tiene también la autoría de "La última curda"! Don Cátulo es el maestro de las últimas!
Como es un tango muy conocido, apenas ve un fragmento:
Pero es el viejo amor que tiembla,
bandoneón, y busca en un licor que aturda
la curda que al final
termine la función
corriéndole un telón al corazón!...
"Curda" es borrachera y aquí cuando se vaya, se va la vida con ella....
Damas y caballeros, vamos terminando. Transcribo este hallazgo (yo no lo conocía) que es "La última molleja" Para los que no sepan qué es la molleja les tiro con el diccionario: "excrecencia carnosa que se forma en el ganado vacuno joven por infarto de una glándula, particularmente de las amígdalas" Es evidente que el académico que la definió nunca comió un asado, porque en ese caso hubiera revisado tantos infartos y excrecencias. Es que es muy sabrosa! Y además escasa, porque como imaginarán son muy pequeñas. Veamos el periplo de esta molleja tanguera, que parece que se la olvidaron en la parrilla:
La última molleja (de Lucio Arce)
Un perro que merodea
pa que le tiren un hueso
Dos dedos de un tinto espeso
donde flota una colilla
/
Quemada, seca y sin queja
Sola y triste en la parrilla
Sobre las tibias cenizas
yace la última molleja
/
Pasaron el chinchulín,
Las morcillas, los chorizos
Si hasta uno que fue al piso
Fue parte del gran festín
/
Pasó la tira, el vacío
Volaron las ensaladas
La molleja chamuscada
Fue quedando en el olvido.
/
Ahora no tiene consuelo su pena
Llegó el almendrado,
llegó el flan con crema
Y en el abandono brutal
que la aqueja
La última molleja
Allí se quedó.
/
Glandulita barrillera
Consistencia cerebrosa
No te quieren por hermosa
si no por ser exquisita.
/
Pero esta pobrecita
y desgraciada molleja
nunca llegó a la bandeja
que sirvió a los invitados.
/
Una mosca se ha posado
sobre la última molleja
tendida sobre la reja
su emoción se desbordó.
/
Con su piel curtida y vieja
sobre las inertes brasas
una lágrima de grasa
la mollejita lloró.

La letra, como la molleja, parece tierna... Tiene los grandes temas del tango: el olvido, la el dolor de ya no ser....la poesía no tiene límites, pero que llore la molleja por haber sido olvidada en la parrilla, me supera!!! De todos modos, está claro que la letra es en broma.

Me guardé para el final "La última" de Blanco y Camilloni, por dos motivos. El primero porque es la última así, a secas, y se refiere a una mujer, claro. Para el poeta será su última mujer, y no es poca confesión. Si estuviera agonizante vaya y pase, pero decirle a una mujer que será la última...mamma mía! Es una promesa más difícil que la del casamiento! Pero en realidad la dejé para el final porque me trae un grato recuerdo. Mi papá tenía un amigo, el Gordo, que era un porteño de ley (cómo me gustaría que hubiera podido leer estas entradas!)
El tipo, ya entrado en años, cuando estaba en los momentos de la seducción, ponía este tango. Leemos la letra?
Ya no puedo equivocarme, sos la última en mi vida,
y es la última moneda que me queda por jugar.
Si no gano tu cariño la daré por bien perdida
ya que nunca más la vida me permitirá ganar.
/
Te confieso deslumbrado que no esperaba tal cosa.
Ya están luciendo mis sienes pinceladas de marfil,
ya mi patio abandonado no soñaba con la rosa
y se realizó el milagro con la última de abril.
/
Sos la última y espero que me traigas la ternura,
ésa que he buscado en tantas y que no puedo encontrar.
Ya no quiero pasionismo, ni amorío, ni aventura...
Yo te quiero compañera para ayudarme a luchar.
/
No me importa tu pasado ni soy quién para juzgarte
porque anduve a los sopapos con la vida yo también.
Además hay un motivo para quererte y cuidarte:
se adivina con mirarte que no te han querido bien.
/
Fue por eso que te dije ya no puedo equivocarme,
sos la última que llega a perfumar mi rincón
y esas gotas de rocío que no te dejan mirarme
me están diciendo a las claras que alcancé tu corazón.
/
Pero si la mala suerte me acomoda el cachetazo
con que siempre está amagando para hacerme fracasar,
no podré sobreponerme a este último fracaso
y yo seré como un grillo, muerto al pie de tu rosal.

Qué mujer se le podía resistir al Gordo con esto? Le estaba diciendo que ella era la elegida para la última etapa de su vida! El problema es que se lo dijo a varias, y al mismo tiempo.... Y el día que falleció el Gordo se presentaron al sepelio. Por supuesto, todas decían que eran "La última"...




46 comentarios:

Selma dijo...

Último.. me suena...
Meláncolico y hermoso Post, Marcelo.. me declaro ignorante en materia de Tangos y de sus letras.. pero me dejé llevar por Joan Manel Serrat...y aprendí leyendo tu Entrada.

Un beso.

SUSANA dijo...

Un excelente artículo!
Muchas Gracias!
Buenas Noches.

Marcelo dijo...

Así es Selma! Al tango le gustan mucho "las últimas" porque hay mucha melancolía en el final. Y Serrat es un enamorado del tango, por eso lo puse.
Un beso!

Marcelo dijo...

Me alegro que te haya gustado Susana! Siendo vos la que me dio la idea de hacer estas entradas, la alegría es por partida doble.
Un saludo

adriana rey dijo...

me gustó mucho esta entrada, porque me hizo pensar que el último, o la última... sí que son importantes. Mas allá de la melancolía, y la tristeza o el dolor que implica que haya un "ultimo algo", ese lugar... no lo tiene cualquiera! Ser el último, en todo caso, es mas importante que ser el primero.

Magah dijo...

Me lo leí todoooooo... bueno, buenísimo y al final, morí con la ternura y la nostalgia, entre las manos y el alma, al escuchar El último café.
Me dejaste el gusto al tango.
Gracias, ha sido un placer.

SUSANA dijo...

El mérito es suyo! Nuestro Hombre solía decir Todas las teorías son legítimas y ninguna tiene importancia. Lo que importa es lo que se hace con ellas He aquí un buen ejemplo. Un gusto leerlo.

Isabel Estercita Lew dijo...

Copao che, aguante el gordo! Ese tipo de figuras ilustran la vida.
Te faltó El último acorde o no lo vi yyyyyyyyyyyyy
El último tango en París (no me pegues)

Besotes Marce

Estercita

Merche Pallarés dijo...

¡Precioso post! Me gustó mucho "El último café" Me reí con el de la "molleja" y, bueno, bueno el de "La última" sí que es perfecta ¡para ligar! Aunque, te seré sincera, YO no hubiera caido en la trampa... siempre fuí hueso duro de roer... Besotes, M.

Aroa dijo...

Qué bueno! Me encantó.
Solo conocía la última curda. Y no sabía que significaba curda.

David dijo...

Excelente...
hay mucha poesía en estos ultimos.
Voy a escuchar estas canciones, que sin oirlas de momentos, me han transportado al mundo mágico de las emociones.

Cecy dijo...

Excelente Marcel.
Estos tanguitos, pero mas allá que los conozca vengo mas tarde a escucharlos, viste empezar el sabado tan temprano con nostalgia, que me queda para la noche (Cuak).
Era broma, che me llevo la molleja a quien se le ocurre dejarla con lo rica que es.

Besotes.

© Reina dijo...

Marcelo, no puedo elegir; sabes lo que decimos aquí, antes de irnos a casa; ¿oye, nos tomamos la penúltima-copa, cerveza, café,...- jamás la última. Noooo!!

Preciosos todos, mi preferido: "El último café", el penúltimo ok?

Un besazo!!!!!! tanguero, no me queda más remedio, jejejeje!!!

:) Reina. La verdadera

Marcelo dijo...

Ser el último es más importante que ser el primero, es muy pero que muy bueno, Adriana!
Un beso

Marcelo dijo...

Magah: Si conseguiste leerlo todo te merecés el paraíso. Porque me salen kolométricas las entradas tangueras!
Te gustan los cafés? A mí me gustan mucho los notables, como Las Violetas, El Molino, La Giralda y los que son menos conocidos y de barrio, también.
Un beso

Marcelo dijo...

Muchas gracias Susana! El gusto es recíproco. Y no es cortesía lo que le digo.

Marcelo dijo...

Estercita: el Gordo se merece una entrada como protagonista, ya me ocuparé.El último acorde lo puse, che! Fijate bien...Y la otra es una peli, aunque tiene nombre de tangazo y el Gato Barbieri le hizo una música.
Un beso

Marcelo dijo...

jajajajaja! Merche, cuando conocemos el truco del embaucador, todos juramos que nunca hubiéramos caído en él. El Gordo era feo, pero te ponía los ojitos lánguidos y todos le creían cualquier cosa...
Un beso!

Magah dijo...

Si amigo tanguero, me van gustando, los voy conociendo, Las Violetas me pareció un lugar especial, claro que lo especial se hace siendo uno complice del espacio que habita, no?

Marcelo dijo...

Bien Aroa! Ya lo sabés. Y "encurdelado", ya sabés también qué significa.
Un beso

Marcelo dijo...

Qué bueno David! Sí que tienen poesía los últimos, no?
Un abrazo

Marcelo dijo...

Cecy: yo haría al revés, le entraría primero a la nostalgia y después a la molleja. Total, esperó tanto...Y además comer molleja al final es tanlindo como dejar la yema del huevo frito para lo último.
Un beso
PD: Es cuack, no cuak (para mí viene del Pato Donald che...)

Marcelo dijo...

Verdadera Reina: es muy bueno eso de la penúltima copa! Y el último café también es mi preferido entre los últimos...
Un beso (penúltimo)

Cecy dijo...

Tengo preferencia por el Pato Lucas.

Marcelo dijo...

Magah: la complicidad con el café es fundamental. Puede haber complicidad con el mozo, o no. Eso no es indispensable. pero con la mesa, las sillas, el pocillo, y sobre todo la ventana del café, es fundamental. Y si hay compañía (no es indispensable) también debe haberla, o generarse ahí.
Un beso

Merche Pallarés dijo...

Primero, si "el gordo" era gordo nada que hacer por muchos ojitos lánguidos que pusiera... ¡Si no caí, alma de cántaro, cuando Julio Iglesias me cantó todo su repertorio! ¿Crées que cairía con un tango como "la última"? Te puedo asegurar que NO. Ya me hubiera puesto todos los tangos habidos y por haber, "la última", "la penúltima" o "la primera". Como te digo siempre fui y sigo siendo (aunque ahora ya no interese a nadie) hueso duro de roer. Besotes, M.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Genial tu post! Estoy aprendiendo un montón sobre tango :-)

Me encantó la anécdota del Gordo y la última :-)

Por cierto, tengo a Rayuela en mis manos...(al final no pudo ser de segunda mano, y no tiene una rayuela en la portada, sino Nôtre Dame de París), en breve hago vacaciones y devoraré la historia.

Un besote!

maracuyá dijo...

Marce
Yo no sé quién te dio la idea...pero que disfruto mucho no hay duda.

Estas crónicas tangueras no tienen desperdicio...El Último Café...ohhh cómo me gusta!!!

Bueno, qué te voy a decir, después hablás de otro y te digo que ese me gusta más...me gustan tantos!!!

Fuera de que el amigo de tu papá se aprovechó del tango, qué letra!!! quién no quiere ser la última en la vida de un hombre.

Justo hoy dejaba un comentario en el blog de Richard, que escribió sobre Malena y puso "un palito sutil" de Acho Manzi a Nelly Omar, sobre la inspiradora...Hay una pelea ahí con Nelly, ella dice que la música de El Último Organito, es de su autoría y que él la registró.

Bueno Marce, que la molleja no sea la última, es mi deseo último, de las 16:47...

Por favor, noooo, ni la molleja ni tus análisis tangueros.

Besos

Haifa dijo...

Uiaaaaaa, el serial killer está nostalgico, que miedo!!! qué hora es?.

PD: lo de la cara de la luna es cierto che!!!

Besos

Marcelo dijo...

De acuerdo Merche. Te creo!
Un besote

Marcelo dijo...

Bruja: contame qué te pareció, de acuerdo?
Un beso

Marcelo dijo...

Maracuyá: a mí me pasa lo mismo! siempre digo que un tango me gusta más que ningún otro, hasta el próximo.Con Ninguna me pasa eso, por ejemplo.
Y respecto de la historia del Gordo y el tango "La última" y a propósito de lo que comentaba Merche también, en este instante estoy pensando que las chicas sabían perfectamente que "Ninguna" era "La última".
Pero a todas les gustaba creerlo.
Un beso y gracias por tus palabras!

Marcelo dijo...

Serial killer yo? Nostálgico? No te permito lo de nostálgico!!!
Son las 7...
Un beso Haifinha!

Ale dijo...

ME ENCANTO MARCE .BUENISIMO ES CIERTO QUE ES MAS IMPORTANTE SER LA ULTIMA EN LA VIDA DE UNA PERSONA QUE LA PRIMERA . ME ENCANTO LO DEL GORDO (VISTO DESDE AFUERA CLARO )
Y POR ULTIMO COMO SE NOTA QUE ERA OTRA EPOCA CON EL ASUNTO DE LA MOLLEJA NO SOLO LA DEJARON OLVIDADA CON LO CARA QUE ES SINO TODO LO QUE CUENTAN QUE MORFARON AHORA NI CON EL AGUINALDO ALCANZA PARA UN ASADITO ASIIIII.BESOS

Rayuela dijo...

Aplausos,aplausos,aplausos!!!!!!!!!


Mil besos!

Pamela dijo...

Es tan difícil decidirse, pero está bien, de acuerdo, El Último Café es redondito.

Pamela dijo...

Vuelvo a leer este post con calma y ahora me lo quiero robar, enterito,ponerlo en un marco y leerlo todas las noches antes de dormir. La mollejita es espectacular, simplemente no se puede pedir más. Un detalle sí:según unos amigos veterinarios la verdadera molleja es la glándula llamada timo, también se usan las amígdalas, pero la auténtica sería el timo, difícil de distinguir si no eres de campaña. Ah, y ahora quiero un post exclusivo para La última Curda, no me digas que no es destacable, la vida es una herida absurda y es todo tan fugaz...........................

América dijo...

Muy bueno,muy bueno Marcelo,qur articulo tan interesante y completo ,te aplaudo la iniciativa de estas entradas tan buenas....ES que yo,y perdon la licencia,resulta que voy a tener el ama tanguera.

miralunas dijo...

Troesma...........ustè ya està para ODOL Pregunta!!!

miralunas dijo...

no sabìa que ese tango se llama La ûltima...., lo cantaba mi padre. gracias por el recuerdo, bonito!

Marcelo dijo...

jajajaja Ale, tenés razón. Ahora, no ponen mollejas en la parrilla ni que se case el Prìncipe de Mònaco.
Un beso!

Marcelo dijo...

Gracias Rayuela! Y mil besos para vos también!

Marcelo dijo...

Tenés razón Pamela. Esa molleja es la que vos decìs, no la del diccionario español. Digo, esa es la que va a la parrilla, sin dudas. Con la ùltima curda me ponès en un brete, porque la pròxima entrada es sobre el toip ten del tango que hay que dejar descansar diez años porque los hemos escuchado muchìsimo. Y la ùltima curda me està haciendo dudar de ponerla o no, junto con tros "destruìdos" como Cambalache o Volver...Y gracias por lo del marco!
Un beso

Marcelo dijo...

América: no tengo dudas de tu alma tanguera, viniendo del flamenco! a ver cuando preparamos un recitado de letras tangueras!
Un beso

Marcelo dijo...

Gracias Miralunas! (estamos arruinados: vos me nombrás odol pregunta y yo lo reconozco...)
En serio lo cantaba tu padre? qué bueno!
Un beso, bonita

Carlos Roman dijo...

Hoy se cumplen 15 años de la muerte de mi querido amigo y el destino quiere que me encuentre leyendo tu pàgina. Doble es la emocion el recuerdo del amigo y doy fe que no es cuento y lo que me gusto la historia sobre nuestro tango. Si encontras olvidao por Rivero deseo puedas darle forma a otra linda historia, hace falta aclarar que estas lineas las envia tu viejo que mucho te quire?
Hector Suarez