domingo, 5 de julio de 2009

Desencuentro (final)

El estaba en el café, ilusionado
Ella, llegó resplandeciente
Pero el problema es el cuore del cronista
(¿adivinaron? ¿le ven la falsa escuadra?)
Y nos dejó sin final.

29 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Ay, hijo, no he entendido. O bueno, quizá sí. ¿El estaba enamorado de otra/o? ¿Por eso el café no cuajó? Qué pena... Besotes, M.

Cecy dijo...

El cuore del cronista ni para medir angulos le servia.

Besos.

Magah dijo...

Pregunto bajito:
¿El cronista murió del cuore?... ¿y que pasó con los protagonista, se animarán a contar?

Magah

Lena dijo...

El corazón del cronista huyó temblando del miedo.

La posibilidad del amor asusta.

(Siempre pasa)

Ojalá que ella tenga, como Aquiles, pies ligeros.

:)

Ch.P. versero....me encanta tu poema en tres actos fallidos...!

Muacks multiplicados por mil!

Lena dijo...

ohhhhhhhhhh!

Gracias totales....!!!!!

(yo también soy de la generación Soda!)

Pajaritos miles me recorren.

Emoción en estado puro, Marcelo.

MIL GRACIAS!!!

(colorada recolorada!)

Caminodelsur dijo...

Ojala ese cuore no pierda el norte.



Besos.

Juan Luis G. dijo...

A partir de ahí ya es cosa de dos y los demás sobramos.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

El cronista tuvo que huir, hay cosas que mejor no contemplar

Un abrazo Marcelo

Helena dijo...

Por especular que no quede!...Imagino que el cuore del cronista se debatia en la eterna lucha entre lo que quiere y lo que debe...y gano el "debe".

Un besito Marcelo.

América dijo...

El final queda abierto,si alguien no estaba listo no se podia hacer mas nada....Abrazos

marichuy dijo...

Marcelo

O sea que las historias, para que tengan final feliz ¿necesitan un cronista que crea en ellos (los happy ending)?

Un beso

Antón de Muros dijo...

El cuore del cronista quedó en falsa escuadra después de una final tan dramática y con tantos ingredientes como la de ayer jajajaja

Un abrazo.

Che...¿ y esa foto que está en la cabecera del blog? ;-) ;-)

Antón.

Mona Loca dijo...

Cuánto sadismo el del cronista.
Y no hay falsa escuadra que lo justifique.

Es maldad pura.

Besotes!

Marcelo dijo...

Para mí la felicidad de ellos lo puso en falsa escuadra. Deberíamos buscar otro cronista!

* HADA ISOL dijo...

El cronista es cruel!
Un abrazo! me encantó!

América dijo...

Marcelo que maravilla tu audio,"Como Dios manda",ningun lector tuyo deberia dejar de escucharlo,te felicito por ese trabajo tan bonito!!!!!!!!!!!!
,,,,,,!!!!!!!!......

Haifa dijo...

Mejor que ella se busque a otro cronista che, que tanta falsa escuadra ni que nada.
Pero con la puntería que tiene, seguro que se cruza con el hurgador de libros y pasa de Guatemala a Guatepeor pobre mujer!!!

TORO SALVAJE dijo...

El desencuentro siempre llega.
No falla nunca.

Saludos.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Jajajaja, no sé que nos pasa, se lo comentaba hace un rato a Toro. Yo he escrito una historia bien triste, Toro otra y tu una descuadrada... Y por aquí es verano, se supone que la gente se enamora en verano ¿no?

Isabel Estercita Lew dijo...

Ese cronista se cagó en las patas y que no le eche la culpa a la escuadra.

Beijos

Estercita

Isabel Romana dijo...

Me quedo también intrigada por el mensaje que nos acabas de poner aquí. ¿El cronista viene a ser el mensajero al que todo el mundo suele echar la culpa? Saludos sonrientes.

gloria dijo...

El mejor final, siempre encuentras el mejor final y arrancar sonrisas, eso también.
Besos, Marcelo.

Magah dijo...

Me anoto como cronista, no tendrá tu genial estilo, pero posiblemente si un final.

cuack...diría Cecy

Mariela Torres dijo...

Un coure debilucho, por cierto.

Espero que a pesar de todo, el final haya sido feliz. Sí, me gustan los finales felices.

Gustavo dijo...

Uh! y ahora que hacemos... no hay final feliz..?

ANABEL dijo...

El cronista decidió abandonarlos a su suerte en el café, con ese frío y esa gripe galopante...¡que poca vergüenza!
Besos

Merche Pallarés dijo...

¿"Para mi la felicidad de ellos lo puso en falsa escuadra. Deberíamos buscar otro cronista!"? Ahora sí que no he entendido nada. Besotes, M.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

En esas ocasiones, las películas antiguas terminaban con un fundido a negro...

Pamela dijo...

¿El cronista tuvo miedo?