miércoles, 8 de julio de 2009

Una oficina en Lisboa

- Moreira, ¿dónde está Soares?
- Debe haber salido un momento, Patrón.
- ¿No estará en “A Brasileira”? Es temprano para beber y la contabilidad se atrasa. ¡Vaya a averiguar dónde está!
- No hace falta Patrón, ahí está llegando.

Nada le dijo el Patrón Vasques a Bernardo Soares, y este se dispuso a continuar con la interminable contabilidad de “Vasques y Cia”, supervisado por Moreira. Pero Soares tiene sus sueños en otra parte: un cuaderno pequeño, debajo del grueso Libro Mayor. Y al mediodía, cuando queda desierta la oficina y con un gato como único testigo, gusta de escribir sobre la vida de un personaje imaginario. Lo llamó Fernando Pessoa, y es parecido a él, pero distinto.








20 comentarios:

Cecy dijo...

Ahhhh, entonces es la presentación de un nuevo personaje?
Si ando de poco entencimiento, no me lo recuerdes.

Besos.

Cecy dijo...

entencimiento es algo como entendimiento.

SUSANA dijo...

Desasosegado parecido. Buenas Noches.

gloria dijo...

Sencillamente genial...

también yo "sonhei que estava em Portugal"

y hoy me iré a dormir con un poeta llamado Pessoa...

Boa noite, Marcelo.

Pamela dijo...

Seguro de noche se encuentran con Ricardo Reis y todo es poesía.

Magah dijo...

Ok, vamos con Pesoa.
Buena manera de arrancar!
Tu estilo me gusta.

Besos

Magah

esteban lob dijo...

...pero no sabe que el gato aquel se las arreglará para contarlo todo y pedir recompensa.

Nadie se puede fiar de los Angora.

marichuy dijo...

Marcelo

Tengo tantas ganas de conocer Lisboa, que hasta en esa oficina me gustaría estar y encontrarme con alguno de los heteronimios de Pessoa

Un beso

Lena dijo...

En la mesa redonda hablamos de heteronimia.

Cerré mi ponencia leyendo un poema que tengo en Mil Orillas.

Búscalo en la etiqueta Light House Tales.

Se titula Cavalho Marino y forma parte de un poemario que trabajo.

Te lo digo porque le viene al pelo a este post.

Soy Pessoista.

Y Marcelista.

Acérrima.

Fenomenal entrada la de hoy!

10.000 besos.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Todos tenemos algún vicio, que sería la vida sino

Merche Pallarés dijo...

He leido a varios que os gustaría conocer Lisboa ¡no dejeis de hacerlo, es PRECIOSA! Además vereis la estatua de Pessoa sentado sobre un banco en una de sus plazoletas.
Bernardo Soares fue uno de sus muchos heterónimos. Me lo figuro como lo has descrito, querido Marcelo. Besotes, M.

(* dijo...

Qué delicia: ese cuaderno oculto: un sueño aparte: la palabra Lisboa con su sonido, con su poesía.

Un dulce beso.

elshowdefusa dijo...

Todos somos parecidos a Fernando Pessoa, pero distintos.
Qué buen relato breve, Marcelo, me gusta mucho.
Y me encantan todos esos nombres fluyendo por el aire. Así las oficinas deben oler diferente, ¿no?
Un beso.

Only dijo...

Genial...
tiene "caligrafía" esta entrada,

es la de Marcelo, me gusta :)


Un beso veraniego

Laura dijo...

Increíble, una vez más, cómo buscas detrás de los escritores y encuentras a las personas que los sustentan para descubrirnoslos. Como siempre, una humilde servidora, aprendiendo de un maestro.
Un abrazo

Selma dijo...

Si me pierdo que me busquen en lisboa.. estaré sentada en aquel banco.. leyendo con y a Pessoa..
Un beso.

maracuyá dijo...

Ayyy...cómo me gusta Pessoa, y ese contable de Soares.

Ahora que vengo de la entrada anterior, me intriga saber cuál hubiese sido su heterónimo de haber conocido el tango y escribir poemas tangueros.

Un beso

Anikin dijo...

Escribir es retratarnos a nosotros mismos pero un poco mejores... o un poco peores... o lo que queramos ser en definitiva.
Y no me extraña que lo prefiera al Libro Mayor, ¡menudo coñazo!
Un besote!

elshowdefusa dijo...

"Papá, vos estás en la crisis de la mediana edad, ¿no?"


JAJAJAJAJA.

Isabel Estercita Lew dijo...

Buenísima la descripción del escritorio, podía sentirse su aroma.
Me gustaban sus Ricardo Reis y Álvaro de Campos.
Tenía algunos buenos de Pessoa que perdí entre otros.

Beijos

Estercita