miércoles, 15 de julio de 2009

Buscando el Libro de Arena



Pedro Menárdez se acercó hasta la calle México 564 buscando la Biblioteca Nacional, aunque hacía años que ya no funcionaba allí. Ahora se encuentra el Centro de Música. En realidad Menárdez no buscaba la biblioteca, sino un libro muy especial: El Libro de Arena de Jorge Luis Borges:

/
“Lo abrí al azar. Los caracteres me eran extraños. Las páginas, que me parecieron gastadas y de pobre tipografía, estaban impresas a dos columnas a la manera de una biblia. El texto era apretado y estaba ordenado en versículos. En el ángulo superior de las páginas había cifras arábigas. Me llamó la atención que la página par llevaba el número (digamos) 40.514 y la impar, la siguiente, 999. La volví; el dorso estaba numerado con ocho cifras. Llevaba una pequeña ilustración, como es de uso en los diccionarios: un ancla dibujada a la pluma, como por la torpe mano de un niño”
/

Se acercó a un joven empleado y le preguntó por cierto lugar del edificio.


”Recordé haber leído que el mejor lugar para ocultar una hoja es un bosque. Antes de jubilarme trabajaba en la Biblioteca Nacional, que guarda novecientos mil libros; sé que a mano derecha del vestíbulo una escalera curva se hunde en el sótano, donde están los periódicos y los mapas. Aproveché un descuido de los empleados para perder el Libro de Arena en uno de los húmedos anaqueles. Traté de no fijarme a qué altura ni a qué distancia de la puerta”

El muchacho le dijo que se habían efectuado algunas modificaciones edilicias, que mejor era preguntarle a un viejo empleado que estaba desde la época de la biblioteca, un español de apellido Burgos.

Burgos era un hombre de pocas palabras y rostro anguloso y duro. Se acercó a Menárdez porque se lo indicó el joven, quien era evidentemente su superior.
Menárdez percibió la severidad de Burgos y, para dar un rodeo, le preguntó por la Sala del Tesoro y por los tres directores ciegos que tuvo la biblioteca: Mármol, Groussac y, naturalmente, Borges.
Burgos le contó que conoció a Groussac y a Borges. Que el francés era infatigable en la búsqueda de volúmenes para la biblioteca. En cambio Borges odiaba las tareas administrativas, que delegaba en el subdirector. El, simplemente amaba los libros. Y que efectivamente, los tres estuvieron ciegos durante algún momento de sus pasos por la biblioteca.

Había algo extraño en Burgos que Menárdez no alcanzaba a desentrañar. Notó que lo iba a abandonar en cualquier momento, entonces apuró la situación.

/

- Yo estaba interesado en el Libro de Arena.
- Ese libro no existe-
dijo Burgos con su rostro pétreo
- Sin embargo Borges cuenta que lo escondió aquí...


“El número de páginas de este libro es exactamente infinito. Ninguna es la primera; ninguna, la última. No sé por qué están numeradas de ese modo arbitrario. Acaso para dar a entender que los términos de una serie infinita admiten cualquier número"

- Es una ficción de Borges. Ud. debería saberlo, Sr. Menárdez…Pero si insiste, puedo mostrarle donde está el sótano. Creo que han quedado unos viejos libros descartados allí. Si quiere examinarlos…

Menárdez estaba perplejo. Nunca le dijo su nombre y sin embargo Burgos lo sabía. Y tenía algo extraño en su mirada, en su boca sin sonrisas, y en esa repentina invitación a descender al sótano. Entre los pocos libros que había, encontró uno con las hojas terriblemente gastadas. No tenía tapa, y la pobre tipografía estaba impresa a dos columnas. Menárdez lo reconoció de inmediato. Sintió que una lágrima bajaba por su mejilla.
/

“Prisionero del Libro, casi no me asomaba a la calle. Examiné con una lupa el gastado lomo y las tapas, y rechacé la posibilidad de algún artificio. Comprobé que las pequeñas ilustraciones distaban dos mil páginas una de otra. Las fui anotando en una libreta alfabética, que no tardé en llenar. Nunca se repitieron. De noche, en los escasos intervalos que me concedía el insomnio, soñaba con el libro.”

El libro no era un mito. Existía. Burgos estaba a su lado, como esperando que sucediera algo, con las pupilas blanquecinas enfocadas en un punto perdido del sótano. De pronto Menárdez se estremeció. Ya estaba por mojar en su lengua la yema de su índice derecho para pasar a la segunda página del libro, cuando le preguntó al español

- Ud. se llama Jorge? Jorge de Burgos? Es ciego, verdad?









Los párrafos entre comillas fueron extraídos del Libro de Arena, de Borges.

20 comentarios:

ANABEL dijo...

Grandísimo relato acabas de montar Marcello: unes a Eco, Borges, y tu fantasía. Me encantó.

Lena dijo...

Jorge de Burgos...

Definitivamente, tú estás de este lado.


Menos mal.

Así menos soledad.

30 besos hoy.

marichuy dijo...

Marcelo

Muy bueno. Antes del final yo me dije ese Burgos... es el fantasma de Borges.

Un beso

El scriptorium de "El nombre de la rosa", siempre ha sido mi fantasía

Cecy dijo...

Que lujo, menos mal que llegó la pregunta antes de mojarse y quien sabe si podía pasar a la proxima pagina.

Muy bueno.

Besotes Marcel.

Candela dijo...

Magistral. Me ha encantado.

* HADA ISOL dijo...

Jorge de Burgos era el bibliotecario de la abadía que era ciego y que escondía un libro verdad?
Marce el rela to está genial! no le faltó ningún condimento! me encantó de principio a fin! te felicito!un abrazo!

Haifa dijo...

Ay Dios!!! Dejamos tranquilo a Cortazar y ahora vamos por Borges.
Pense que se había ido lo psico :oP.

Bien ahí El Nombre de la Rosa, excelente libro.
Leíste El club Dumas???

Besos

Marina dijo...

Me platicó una bruja que escribes muy bien. Y que eres sexy. Lo primero salta a la vista.¿Eres sexy?

Marina dijo...

Me dieron la respuesta a la segunda pregunta.¿Curioso? Está en mi blog.

SUREANDO dijo...

¡Genial!
Un agrado pasar por tu casa.
¡Qué imaginación! ¡Qué bien montada toda la historia!
Estoy de mudanza, de casa y de ciudad...y debo llevar mi biblioteca conmigo o si no moriré de pena.
El stress y la nostalgia al tope.
Un abrazo
Beatriz

Gustavo dijo...

Gran creación. Me gusto mucho.
Abrazo

Pamela dijo...

Fuera de serie. Seguís superándote a tí mismo.

Laura dijo...

Como siempre, esa mezcla exquisita con la que nos deleitas.
Un abrazo, Marcelo

© Reina dijo...

Ummmmm, Marcelo: ya volvemos a Menárdez a Borges y los "libros perdidos"...

Me encanta; qué bien escribes!!!!

Besos

:) Reina

Post.- Aún no te he encontrado en los 20 blogs, ¿no será que lo inscribiste como Marcelo...?

Ya te encontraré (espero), como a los libros perdidos, q mi voto es tuyoooooo!!!!

esteban lob dijo...

Sencillamente...¡escalofriante!

Abrazo.

SUSANA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Malinche dijo...

Leí cama, ficción y sexy y vine a ver quien era el dueño de esas palabras. Veo que es cierto, que tienes mil laberintos por acá. Soy como tu personaje, Borgiana.

Shandy dijo...

Cada día leo unas cuantas páginas de El libro de arena. En esas hojas hay un veneno sutil y lento que degusto con placer. Sé que el calendario no juega a mi favor, va marcando un día más, y por tanto uno menos. Pero sigo pasando hojas, convencida que ni la Eternidad me alcanzará para leerlo.

Buen texto metaliterario. Bien imbricadas las referencias.

Rayuela dijo...

"...y si en el nombre de la rosa/está la rosa..."


Sos un genio
Besos!

Cecy dijo...

▒▒▒▒▒█▓▒▒▓█▓▓▓▓▓▓▓█▓▒▒▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓█▓▓▓▓▓▓█▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓██▓▓▓▓▓██▓▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒█▓█▒▒▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒███▒▒▓▒▒▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▒▒▓▒▒▒█▒▒▒▓▒▒▓▓█
▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▒▒▒▒▒▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓███▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒█▓▓▓█▓▒▒▒▒▒▒▒▒▒▓█▓▓▓█
▒▒██▓▓▓█▓▒▒▒██▒██▒▒▒▓█▓▓▓██
▒█▓▓▓▓█▓▓▒▒█▓▓█▓▓█▒▒▓▓█▓▓▓▓█
█▓██▓▓█▓▒▒▒█▓▓▓▓▓█▒▒▒▓█▓▓██▓█
█▓▓▓▓█▓▓▒▒▒▒█▓▓▓█▒▒▒▒▓▓█▓▓▓▓█
▒█▓▓▓█▓▓▒▒▒▒▒█▓█▒▒▒▒▒▓▓█▓▓▓█
▒▒████▓▓▒▒▒▒▒▒█▒▒▒▒▒▒▓▓████
▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▒▒▒▒▒▒▒▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒▒▒█▓▓▓▓▓█▓█▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒████▓▓▓▓▓█▓▓▓▓▓████
▒▒▒▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█▒█▓▓▓▓▓▓▓▓█
▒▒▒▒▒████████▒▒▒████████

(Cuak)