domingo, 11 de mayo de 2008

Viejos



¿Por qué a los viejos para elogiarlos, les decimos que tienen un espíritu “joven”?
¿Qué conservan la juventud en algún lugar del corazón?

Yo veo muchos ancianos vitales y jóvenes abúlicos.
La vitalidad termina con la muerte, nada más. No tiene vencimientos por edad.

Veo también algunas personas que no saben qué hacer con su tiempo; y otras que no tienen tiempo que perder. Pero no me fijo en sus edades.

¿Por qué a veces da pena alguien sólo por ser viejo, cuando debiéramos admirarlo y desear poder vivir todo lo que él vivió?

¿Por qué envejecer manteniendo el espíritu “joven”?
Yo quiero llegar a viejo con cuerpo de viejo y espíritu de viejo. Mayor sabiduría que ahí no voy a encontrar, seguro.

13 comentarios:

Sibyla dijo...

Hola Marcelo!
Gracias por dejar tu rastro en mi blog, y así poder descubrirte.
Estoy de acuerdo contigo, en esta sociedad, parece que hay que ser eternamente jóvenes, como si la vejez fuera un valor a la baja, en vez de considerarlo, como un valor añadido, que tiene muchas cosas positivas que aportar.

Yo cuando sea vieja, quiero poder disfrutar de mi tiempo a mi ritmo y a mi aire...

Un abrazo:)

Cecilia Alameda dijo...

La experiencia es un valor en declive. No importa que uno sepa mucho, sino que sea guapo, enérgico, vivaz. Yo me quedaría a medias: entre la juventud y la vejez, en ese punto en que ya tienes conocimientos suficientes como para organizarte la vida de una forma aceptable y aún no te ha caído encima ningún achaque.
Un saludo

hawwah dijo...

Seguro!

la vejez es otra etapa, sin más...yo tb quiero llegar a viejita con cuerpo y alma de viejita:)

besos

Marcelo dijo...

Ojalá podamos llegar así Sibyla! A veces cuando veo a la gente mayor sin saber qué hacer al dejar de trabajar, me llama la atención porque creo que haría tantas cosas a esa altura de la vida si acompaña la salud. Aunque quien sabe como resulta esa de parar de golpe, tendremos que llegar para comprobarlo...Estaremos en contacto!

Marcelo dijo...

Sin duda esa es la mejor edad Cecilia, al menos para mí. Buen comienzo de semana!
Hawwah: compartimos un deseo entonces... Un saludito!

Mari Carmen dijo...

Pues mira, yo quiero llegar a vieja y tener el espíritu que tengo ahora, pero no de viejo, que algunos son unos cascarrabias y no me gustaría ser uno de ellos. Además, creo que tener espíritu joven no significa ser inexperto, sino tener las energías para acometer cosas... aunque se tengan 90 años.

Un abrazo

fritus dijo...

Hola compañero...estoy unos días sin aparecer por aquí y te has dedidcado a una producción stajanovista, cuantos posts, y buenos.
Cuánta razón tienes...aprovechando la coyuntura, os hago publicidad del blog de mi amigo Solidario Alvo, argentino como tú y amante del tango, y...octogenario.Me emociona que el hombre aún tenga ganas de montar un blog, con la inestimable ayuda de su nieto.Podeis encontrar el link entre los blogs amigos del mundo frito. Vale la pena.

Un abrazo

Marcelo dijo...

Entiendo lo que dices Mari Carmen porque lo veo bastante, aunque siempre me queda la duda sobre los viejos cascarrabias, si no lo fueron de jóvenes también...Buen comienzo de semana!

Marcelo dijo...

Gracias Fritus! No tengas dudas que visitaré el blog del compatriota. Ahora con lo de stajanovista me das el pie para que veas un cuentito que está al principio del blog, sobre el mes de marzo, sobre los últimos días de Stalin. Se llama "Nuestro Padre Querido" y espero que te guste.
Un abrazo compañero!

angela dijo...

Marcelo, a mí también me gustaría llegar a viejecita con todos los que quiero, y poder transmitir mis vivencias y todo lo que poco a poco he ido aprendiendo en el camino. ¡Cuántos valores se pueden transmitir desde la senitud! Ahora en cambio quieren transmitirnos lo hermoso que se está a los 50, 60 como si fuésemos de 30 haciendonos ver que ese es el mejor valor...
Lo dicho, yo también quiero llegar a viejecita con todo lo que significa ser un mayor, incluidas mis arrugas y a veces también mi genio porque también él forma parte de mí para seguir adelante. Un abrazo. Angela

Marcelo dijo...

Es verdad Angela, yo también me quedé pensando en el asunto del mal genio en las personas mayores...
Un saludo

Solidario Alvo dijo...

Le agradezco a Fritus, nuestro amigo común, la tan buena publicidad que hace de mi blog, no sé si merecida o no. Mi estimado Marcelo, le acerco un par de reflexiones desde mis ochenta y tantos "pirulos" (o "tacos", como creo que dicen en España).
En este momento siento que a los viejos se los hace a un costado, o sea, se perdió aquello de que la gente a fuerza de vivir había observado ciertas cosas y uno, joven entonces, las escuchaba a través de ellos. También se solía decir que el viejo sabía cosas que los jóvenes no, un poco por el tiempo -y espacio- recorrido sobre esta tierra.
Ahora, probablemente los jóvenes aprenden de otras maneras, en otros sentidos y por otras vías. Tiene más importancia lo "nuevo" que lo "viejo", sinónimo de apolillado y carente de valor.
¿Queremos salir de esta situación? Un educador brasileño llamado Paulo Freire recomendaba con absoluta razón: "no envejezcan, tan solo permanezcan maduros".

Buenas tardes,
S.A.
http://guardiavieja.blogspot.com

Marcelo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Ud. don Solidario! Y conozco algo de la obra de Freire porque mi esposa es docente, sé del valor de su trabajo. Insisto en que debemos ver a las mayores con admiración, ya que la vida siempre es dura y no todos pueden caminarla a fondo... Respecto del tango sigo buceando en su blog, y espero que sean de su agrado algunos de los textos que aquí se refieren a él, como "Ser Gardel" y "Suerte loca" Un abrazo argentino
Marcelo