sábado, 14 de junio de 2008

Tienda "Doble Vida"


Paseando por las calles de Buenos Aires, me encontré con la tienda “Doble Vida” y entré a curiosear.
Un viejo vendedor me preguntó qué andaba buscando y le dije que no estaba seguro. Advirtiendo mi ignorancia me dijo que me vendía lo que yo quisiera ser, siempre y cuando fueran dos caras de una misma moneda, una vida bifurcada. Inició entonces la fantástica exhibición de sus productos, es decir las dobles vidas que tenía almacenadas para mí.
Empezó con los clásicos y me ofreció ser el dual Dr. Jekyll y el perverso Hyde: “diversión y sufrimiento asegurados”
Pero me pareció un poco anticuado…
También tenemos –me dijo- la posibilidad de partirlo al medio de un hachazo y convertirlo en el Vizconde demediado, siendo usted dividido en una mitad totalmente buena (¿le parece la derecha?) y en otra totalmente mala, para que cada una de ellas hagan las bondades y maldades que la otra parte le impide en contrapeso. Cuando usted se canse, vuelve por aquí y lo unimos.

-No gracias, aborrezco ver sangre derramada, particularmente la mía...
-
No se desanime, podemos ofrecerle ser Bruce Banner y el increíble Hulk, (va a gastar mucho en indumentaria); Batman y Bruno Díaz (o si lo prefiere Bruce Wayne, o tal vez quiera ser Robin también) Tenemos toda la lista de superhéroes que se esconden en una máscara por si necesita ajusticiar, perdón, hacer justicia por ahí.
-mmmmm no.
- ¿cambio completo? Sea Belle de Jour y Catherine Deneuve…
- No sé si me sienta cómodo…
- ¿Quiere ser John Malkovich? Suba hasta el último piso, que ahí lo van a atender. Pero cuidado con el techo…
-Tampoco. No tiene algo más…
-
¿normal?
- ¡Eso!
- De acuerdo. Ahí tenemos un libro con miles de políticos antes y después de ganar una elección
- En ese caso, salgamos de la normalidad.

El viejito me dijo que me lo había mostrado todo, a no ser que quisiera ver en el sótano una opción que hace más de veinte años dejó de ofrecer porque los clientes se asustaban siempre…
- ¿Más fuerte que lo que me mostró hasta ahora? No puedo creerlo…
- Por favor acompáñeme…
Abajo, una mitad del sótano era cálida. Estaba perfectamente iluminada y un coro celestial entonaba hermosas melodías. En la otra mitad reinaba la oscuridad, el frío y se escuchaban alaridos aterradores
- ¿Quiere usted ser Dios y el Diablo?

19 comentarios:

brujaroja dijo...

¿Dobles vidas? Con lo que cansa vivir una sola... Y sin embargo, si hay un deseo imposible que me gustaría tener sería tener MUCHAS vidas. Poder elegir en el catálogo de Sabina, en "La del pirata cojo", y muchas otras. No sé si simultáneamente, que ya te digo que cansa mucho, y eso lo sabe cualquiera que haya vivido aunque sea un pequeño episodio de doble vida...
No te veo de Dios y Diablo... pero, qué tentación...

m.eugènia creus-piqué dijo...

Me ha gustado mucho ésta tienda, quizas la visite pronto , escoger ser Dios y Diablo, no se, no se, quizas por un tiempo y por saber de la experiencia de tener tanto poder en tus manos,ésto siempre suponiendo que existen estas dos "Figuras ".

Sibyla dijo...

Siempre encontramos en todo ámbito de la vida las dos vertientes, la cara y cruz, el bien y el mal...Como la última oferta del anciano vendedor.

Un relato para reflexionar Marcelo.

Un abrazo:)

Camille Stein dijo...

excelente, amigo

tanto por tus referentes literarios (incluida esa maravilla de Italo Calvino), como por la obligada reflexión final acerca de Dios y el Diablo... dos caras de una misma moneda... porque Dios desaparecería sin su opuesto

un abrazo

Laura dijo...

Tentador ese sótano. Tentador, tentador, tentador...

Críptica dijo...

Todos somos un poco de todo y de todos, no necesitamos ser nadie más. Ángeles y diablos... muy divertida la entrada, me sacaste más de una sonrisa. Besos.

Marcelo dijo...

Hola Brujaroja! me encanta esa canción de Sabina. Salvo que sea cierta la reencarnación, tenemos que tratar de vivir todas las vidas posibles en la que tenemos. Me pregunto si caer en la tentación será obra del Diablo, o de Dios.

Buen día M. Eugénia. Yo tampoco estoy seguro de que existan las dos "figuras" pero creo que todos los días, el menos una vez, somos un poco Dios y un poco el Diablo. No crees? Ah, avisame cuando vayas que te acompaño.

Gracias Sybila. Seguramente la tienda tiene más sucursales...
Un abrazo

Marcelo dijo...

Hola Camille! Gracias por tus comentarios. El de Calvino lo leí hace poco siguiendo una recomendación de Sofia, una amiga bloggera, y me pareció fantástico, y creo que me dejó lo suficientemente movilizado como para escribir esto. Y efectivamente, creo que Dios y el Diablo son hermanos siameses.
Un abrazo!

Bajás al sótano Laura? Dale!

Gracias Críptica, eso es lo que quería.
Bss

Cecilia Alameda dijo...

Yo creo que todos tenemos dos partes, lo que pasa es que una la reprimimos y nos quedamos con otra, que no siempre es la más acertada.

Arcángel Mirón dijo...

Excelente texto, Marcelo.

Yo me conformo con ser un arcángel medio miope. No aspiro a tanto.

Marichu dijo...

Hace muchos años que fui a esa tienda y me ofrecieron el traje de Mujer Maravilla. Desde ese entonces soy SuperMarichuz la mayor parte del día. Ud cree que debería cambiar mi traje por otro?

begoyrafa dijo...

Creo que era San Agustín el que decía aquello de: soy dos y estoy en cada uno de los dos por igual. Siempre me ha parecido que San Agustín se había quedado corto.
Un abrazo
Rafa

SOFÍA dijo...

qué bueno que en esa librería ofrezcan a calvino! tendrían que ofrecer también al abraxas de herman hesse, yo me quedo con ese, un dios un poco más humano. saludos!

Marcelo dijo...

Totalmente de acuerdo Cecilia. Muchas veces, luego de cavilar un largo rato y tomar una decisión, mi otro yo me dice que escogí la opción equivocada.

Hola Arcangel! Lo de miope es en sentido figurado?

Marichu: me temo que Ud. acaba de develar su secreto y debe cambiar de traje. Estoy tentado a recomendarle Batichica o las chicas superpoderosas, pero mejor no diga nada para no incurrir en el mismo error!

Marcelo dijo...

Rafa: como decimos por aquí, me gusta San Agustín porque siempre la tuvo clara, y en este caso una vez y en tu cita aparece una vez más su sabiduría. Aguante Sporting!

Hola Sofia! Vos sos amiga del librero, preguntale que que seguro lo tiene.

Carmen González - Llanos dijo...

Vaya!! no habia leido esa entrada :P jajaja qué gracia, parece que vamos a la par!

fritus dijo...

uando era pequeño, no tendría más de ocho años, mi abuelo me explicó, cuando, en los lejanos años 30..fue al cine en Barcelona a ver la vieja versión de "Fausto" de Walter Murnau,en blanco y negro. ...el tipo me la contó con todo lujo de detalles, tanto que cuando ya de mayor he visto la peli en DVD, aparte de cagarme de miedo, he reconocido la exactitud de los relatos de mi abuelo. Que me quedaron grabados a fuego en la mente.Tanto, que en la estantería de los libros del pasillo de casa, había un ejemplar del "Fausto" de Goethe, y yo pasaba por frente a el de puntillas y deprisa, de puro miedo.

Que mente medieval tenemos, yo almenos.

Un abrazo, Marcelo. Eres un crack.

Marcelo dijo...

Así es Carmen! Veremos como seguimos!

Tenés que hacer una entrada con esa historia Fritus! Te veo caminando asustado...
Un abrazo y gracias!

Marcelo dijo...

Yo también pienso como vos Fritus!