domingo, 15 de junio de 2008

La 9 de Julio se cruza de una vez



En Argentina creemos tener la avenida más ancha del mundo, lo que no es cierto. Ese record, otra vez, les pertenece a nuestros hermanos brasileños, con su Eje Monumental de Brasilia de doscientos cincuenta metros.
La nuestra mide ciento cuarenta metros en su parte más ancha, setenta más que la parisina Champs Elysées.
Fiel al moroso estilo nacional para la cosa pública, el proyecto de la avenida "9 de julio" se hizo en 1.895 y se la inauguró en 1.937. Luego, en los años sesenta, setenta y ochenta, se la fue ampliando para agilizar el caótico tránsito.
En algunas partes se mantiene su parquización, originalmente diseñada por el paisajista Carlos Thays, quien plantó jacarandás, ceibos y mil cerezos regalados por Japón. Incluso se trasplantó un palo borracho de catorce toneladas.
En algunas partes hay pequeñas islas para aguardar que el semáforo dé paso de nuevo, porque está previsto su cruce en dos veces.

Salvo que te gusten los deportes extremos.
A mí me encanta cruzarla corriendo de una vez, para lo cual hay que prestar atención a los coches del último carril porque circulan muy rápido. El problema es allí, porque vienen lanzados por la luz coordinada llamada onda verde. Si no calculás bien podés terminar colgado de la punta del obelisco…
El semáforo peatonal le da dramatismo al asunto, porque tiene un contador decreciente, con números grandes que te avisa los segundos que te quedan para calcular donde interrumpir el cruce. Lo que más me gusta es la cara de los demás transeúntes, que siempre van apurados en horario de oficina pero no tanto como para correr frenéticamente como el tipo que les pasa zumbando y los sobresalta.

En las fotos se ven bien las islas intermedias.
¿Te animás a probar?


14 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Según la foto, parece que se avecina el fin del mundo...

...

...

Marcelo dijo...

Ja! Me quedaba la duda si era tormenta o simplemente la última luz diurna...

only dijo...

Impresionante la foto, uf, qué bonita esa sensaciónd e tormenta..

Tus entradas son muy originales, me gustan todas ( fíjate, incluso me gustó la de Calamaro, y eso que non me piace él..). Es una gozada leerte, y además hablando en "argentino", me chifla!

Qué bien que hayas "cogido carrerilla" en esto de bloguear, te seguiré leyendo!

Un abrazo

Marcelo dijo...

Muchas gracias only!
Un abrazo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Fantástica avenida, es preciosa pero no se si me atrevería a cruzarla de una vez, por lo que dices te juegas la vida a cada paso.

Marcelo dijo...

Hola M. Eugénia. Es solo un poquitín peligrosa si le tomas la mano...Tiene más de juego que de otra cosa!
Un saludo

Cecilia Alameda dijo...

Sí que apetece probar a cruzarla. Algún día tendré que intentarlo.

Marichu dijo...

ayy nooo...mejor me quedo de este lado, esta vereda es preciosa, mucho más linda que la del frente. Así que...NO CRUZO.

=)

Gatadeangora dijo...

La verdad es que dá un poco de miedo cruzarla,pero es una foto preciosa.
Te voy a enlazar a mi blog y al reader para asi ver tus entradas.Me gusta tu blog.
Besos

fritus dijo...

Preciosa foto del skyline bonaerense. Me encantan los trozos de arquitectura Urbana, y me encanta América...yo que nací en una ciudad medieval, donde las casas y las calles se apiñan una junto a la otra, como temerosas, alucino cuando veo esas avenidas como de película futurista.

Una suerte ser bonaerense, Marcelo..., antes de morir te he de hacer una visita.

Marcelo dijo...

Con todo gusto Fritus. Acá te espero para escuchar unos tangos y tomar mate, que seguro que los compatriotas locos de Ibiza ya te lo habrán hecho probar...

Camilo dijo...

Mu gusta la foto, y me gusta la 9 de Julio... eso sí, yo lo hago en 2 veces. Prefiero esperar una vuelta a que me "carguen".

Cigarra dijo...

¡madre mía, como para cruzarla de una sola vez! Tu eres un plusmarquista. Es el Paseo de la Castellana, en Madrid, que apenas tiene tres o cuatro carriles por cada lado en según que zona, y hay puntos en los que no da tiempo a cruzarla entera, según cómo vaya el semáforo. Yo para esa avenida, necesitaría más de una isla, ¡un archipiélago completo!
¡Qué ganas de ir a verla en persona!

Marcelo dijo...

Camilo y Cigarra
Hay que considerar tres aspectos en este asunto, a saber:
1) Un estado físico mínimamente presentable
2) Ganas de divertirse un rato
3) Haber dejado los papeles ordenados (como Renato Sosa)