miércoles, 4 de junio de 2008

Un round más

Ya sé que estás exhausto
Que no sentís las piernas
Que estás mareado
Que te falta el aire
Y que tenés ganas de llorar de dolor.

Y yo que estoy afuera
En tu rincón
Sólo puedo hablarte
Y en un minuto curarte las heridas.

Sólo para que vayas de vuelta;
A dar y a recibir.

Un round más
Sólo eso te pido
No que ganes
Un round más.

Respirá profundo
Abrí bien los ojos
Movete por el ring
No te quedes quieto.

¡Subí la guardia!
Que si bajás los brazos
La vida te mata
¡Usá tu derecha!

Yo sé lo que querés
Que te tire la toalla
Pero no hay toalla en tu rincón.
¡No la hay!

Son sólo tres minutos,
nada más
Que parecen eternos
Cuando estás golpeado y solo
Contra las cuerdas.

Pero no hay toalla en el rincón
¡No la hay!

No te queda otra
Usá tu derecha
Abrí bien los ojos
Movete
Y salí de nuevo

Un round más.


36 comentarios:

brujaroja dijo...

Es bueno que alguien nos recuerde esta batalla que es ir viviendo.Es sobre todo imprescindible que alguien nos diga que ahí está, en el rincón, para curarnos las heridas.
Muchos besos, Marcelo

angela dijo...

Marcelo,me gustan los retos, y con esta entrada nos invitas a ello.
...."sólo tres minutos más...No hay toalla en elrincón..." ¡Cuántas veces en la vida nos ocurre éso!.Se me olvidó decirte que he tenido un tío que ha tenido que marcharse de Cuba cuando ya tenía a allí su vida hecha y mis primos emigraron EEUU desde allí cuando pudieron . Marcelo,¿quién no ha tenido en nuestra tierra a familiares que han tenido que buscar mejor suerte?. Que tengas un buen día y un abrazo. Angela

Fernando Manero dijo...

No es frecuente encontrar poemas, y buenos, dedicados al pugilato, entendido no tanto como deporte sino como desafio ante los envites que nos da la vida. Aguantar, resistir, hacer frente al reto. Esa es la lección que nos ayuda a sobrevivir en medio de tanto golpe bajo. Un saludo

begoyrafa dijo...

Y es que el deporte se parece tanto a la vida, ¿o es la vida la que copia al deporte?
De una u otra manera, eso que muestras tan bien en este poema no es otra cosa que el devenir cotidiano de cualquiera de nosotros.
Abrazos

only dijo...

Enhorabuena.
Qué bueno tu poema.


Si fuera cantante de rock, pero de las buenas, te la pediría para hacer una buena canción.

Un abrazo

Camille Stein dijo...

a veces nos cerca el tiempo y sus circunstancias... reflejas a la perfección la angustia y la precariedad del combate de la vida

un abrazo

m.eugènia creus-piqué dijo...

Buff !!! Marcelo ! Me ha entrado angustia vital ! Me veía contra las cuerdas que ya no podía con mi alma y encima debía aguantar tres minutos más de palizas, que tres minutos allá arriba deben ser una eternidad.

martona dijo...

MARCELO
Ahora entiendo lo del round....
Quiero que sepas que me ha encantado tu espacio.
Me gustaria pedirte, si puedo usar tu poema en el mio, citando el autor naturalmente....creo que me viene al pelo, con lo queme esta psasndo a mi, y no voy a tirar la toalla, de ninguna manera.

petonicos, sempre per tu, dolços i tendres.
traduccion:
besitos, siempre para ti, dulces y tiernos.

Marcelo dijo...

Gracias por todos los comentarios! Estaba un poco preocupado porque vieran simplemente una historia de boxeo, pero no fue así...

Bruji: es cierto Bruji. También nos ocurre generalmente que a veces somos los que peleamos, y otras estamos en el rincón, asistiendo a otro, no?

Angela: de eso se trata. Hay veces que nos parece que no damos más,que queremos rendirnos. Y ahí puede servirnos enfocarnos solamente en elpróximo paso, nada más! Respecto de España, veo que tuvo su propia diáspora ya que todos tienen allí un pariente emigrado...Gracias!

Gracias por tu comentario Fernando! y efectivamente, más allá de la rudeza del boxeo (yo particularmente no veo combates)hay allí toda una ética que resulta aplicable a nuestra vida diaria...

Marcelo dijo...

Begoyrafa: es verdad, no sé cual se nutre de cual. Y todos pasamos por el cuadrilátero, no?

Pídemela igual Only! pídemela igual. Gracias!

Gracias Camille! Incluso hay veces que ni siquiera tenemos a alguien en el rincón, no? Aquí un boxeador famoso (Ringo Bonavena) decía que en el ring estás tan solo...que te quitan hasta el banquito donde te sientas!

Sí M. Eugenia, allí tres minutos de pie, son una vida. Siguiendo con anécdotas de boxeadores, hay otra famosa aquí de Carlos Monzón, abrazado a su contendiente, exhausto, al borde de caer, y observando dedsesperadamente el reloj. Faltaban pocos segundos para que terminara el asalto,pero a él le parecerían una eternidad! En nuestra vida también tenemos momentos así, no?

Gracis por tus comentarios Martona! Y sería una gran alegría para mí que lo lleves por ahí...Un beso!

Miriam dijo...

Hoy lloré mucho, mucho, como hacía tiempo no lloraba...
Pero en un momento cuando levanté la vista para respirar... estabas vos en el rincón, firme, pidiendome que siga. que no había toalla... sentí que tu dureza me dolía y sin embargo unos minutos después eran tus brazos los que me sostenían, como siempre...
El mensaje ha sido el mismo aún entre tus brazos, no hay toalla, hay que seguir..., la diferencia es que estabas a mi lado, a través de tu mirada en el rincón.
Hoy voy a salir a la calle con el puño levantado... a ver quien se atreve?
Gracias, tus palabras me ayudaron!

Arcángel Mirón dijo...

La vida y todos sus secretos dependen de un insntante. La decisión que tomemos siempre será la correcta, pero no sé si a veces lo correcto es lo mejor.

siloam dijo...

una metafora preciosa de los escalones y las bofetadas de la vida.
abrazos

Carmen González - Llanos dijo...

Qué gracia que a raíz de escribir tú en mi entrada fuera a ver yo la última tuya y encontrara una especie de "respuesta"

es precioso... me ha recordado tanto a ésto que escribí hace poco:

http://cardesorden.blogspot.com/2008/05/un-ring-de-boxeo-de-color-azul.html

Y, si me dejas, quizá mañana publique en mi blog tu poema (con copyright, por supuesto :)

Cigarra dijo...

Me recuerdan las "Palabras para Julia" de Goytisolo: "Nunca te rindas ni te apartes/ junto al camino. Nunca digas/ no puedo mas y aquí me quedo, aquí me quedo./ Otros esperan que resistas/ que les ayude tu alegría / que les ayude tu canción / entre sus canciones"
Unos aguantan luchando, otros intentamos ir cantando bajo el chaparrón. El caso es aguantar.
Gracias Marcelo

fritus dijo...

estupendo post este...marce, como todos los tuyos...yo también pienso que en la vida es mucho más importante saber aguantar los golpes que no pegar duro.

Un abrazo de tu amigo el fajador (espero que en Argentina también se diga así)

Mari Carmen dijo...

El boxeo no me gusta, pero tu buen poema me lo aplico a la vida, porque muchas veces hay que echarle ganas, y muchas, para no dejarse caer contra las cuerdas o tumbarse en el suelo y no levantarse más.

Por cierto... al leer a Ángela, he recordardo que mis abuelos maternos también emigraron a la Argentina, mucho antes de que naciera mi madre. Y un hermano de mi abuela también emigró a Louisiana, EE.UU., se casó dos veces, murió ahogado en Nueva Orleans, donde vivía, y ahora deben andar por ahí primos segundos -los primos hermanos es posible que ya hayan muerto o en todo caso serán muy mayores- que hablan en inglés y que no saben que en España hay familia suya que aún vive.

Un abrazo,

Marcelo dijo...

Gilda: "no sé si a veces lo correcto es lo mejor" muy bueno...!

Gracias Siloam: Y sí, la vida es el boxeador más temible, porque siempre puede aguantar un round más que nosotros"
Bss

Carmen: es un halago que hayas encontrado una respuesta por aquí, es lo que buscamos todos al escribir, no? que el otro se haga preguntas o encuentre respuestas. Tu texto es hermoso y puedes disponer de este!

Marcelo dijo...

Gracias a vos Cigarra por traer tan hermosas palabras, y que encima las hayas recordado por las mías. Y por Gardel!

Hola Fritus! Sí, fajar se usa en el mismo sentido por aqui, y los boxeadores resistentes son increibles. Recuerdas la de De Niro y Scorsese, Toro Salvaje?
Un abrazo

Gracias Mari Carmen! Respecto de tu familia, increíble los caminos que tomaron. Está para proponer algo como las historias del árbol, con todos los caminos de nuestras familas, que opinas?

Cani dijo...

Me he emocionado ese "ring", que perfecta metafora de la vida, tres minutos, tres dias, tres años, cuantas veces en el rincon sangrando sin tener toalla que arrojar.
Me ha gustado.
Un saaludo

Buen hombre dijo...

Que bueno eso de mostrar el original y manuscrito. Ahi está reflejado claramente la inspiración y lo auténtico.

Laura dijo...

¡Hola!
Qué alegría me he llevado al ver que tenía un comentario de alguien desde buenos aires. Te hace reflexionar sobre este mundo tecnológico que nos acerca tanto a los que estamos tan lejos.
Te devuelvo la visita con mucho gusto y espero nos sigamos escribiendo.
Respecto a tu post, sí que es cierta la metáfora del ring de boxeo para la vida real. Siempre en guardia, siempre luchando, pero siempre dependiendo de alguien que nos eche una mano.

Cecilia Alameda dijo...

Qué duro seguir tirando para adelante cuando estás tan golpeado!

Calle Quimera dijo...

Nunca se debe tirar la toalla, jamás, por duro que sea el combate. Un buen púgil fajador jamás se rinde, por castigado que esté.

Hermoso poema, Marcelo. Para tenerlo bien presente...

Besos.

Carlos Roman dijo...

No es mucho lo que te conozco, pero se de tu raiz, y por eso imagino que ante la derrota dirias algo asi:

"Y si perdieras, empezar otra vez como cuando empezaste
Y nunca más exhalar una palabra sobre la pérdida sufrida!"

Abrazos, cp.

Marcelo dijo...

Hola Cani! Gracias por pasar por aquí! Y sí, siendo un combate tan largo (el de la vida) es mejor pensarlo round a round. Muchas gracias

Hola Buen Hombre! Observaste un detalle inadvertido. Lo que ocurrió es que las circunstancias no me permitieron usar la computadora como lo hago habitualmente, entonces me pareció interesante mostrar el "manuscrito"
Y vos lo notaste.
Un abrazo y gracias

Marcelo dijo...

Hola Laura! Gracias por tu comentario. Y sí, esta es una herramienta formidable, que nos permite acercar distancias que en otros tiempos parecían de otro planeta!
Un saludo

Cecilia: es duro, sí. Pero acaso tenemos otra opción si no es seguir?
Un saludo y buen fin de semana

Marcelo dijo...

Gracias Calle Quimera! Y si lo escribí así, es porque en algún momento del asalto miré el rincón, buscando la toalla salvadora...Y esta nunca llegó!
Un abrazo

Totalmente de acuerdo Carlos! Uno aprende cosas de su viejo, no?
Espero mostrarle esto pronto, sé que le va a gustar.

hawwah dijo...

Gracias por tranmitirnos tu espíritu de lucha!

me encanta la foto...intuyo que las palabras surgieron de tí de manera espóntanea...te asaltaron en un round cualquiera...

un besp

Marcelo dijo...

Hola Hawwah! Y sí, las palabras me asaltaron en un round cualquiera, tan es así que ni siquiera tenía a mano la computadora!
un saludo

Luna Carmesi dijo...

El escenario de la vida nos puede dar ostias... Pero deberiamos aprender a esquivarlas en el siguiente round...

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Marce...a veces siento una desolacion....me agarrare de esta hermosa caricia cuando eso pase.
Te quiero.
Caro

Marcelo dijo...

Hola Caro! Y acordate que siempre va a haber alguien en tu rincón...
Un beso

Marcelo dijo...

Es verdad Luna! Aunque a veces no podamos esquivarlas, en ese caso tendremos que absorver el golpe!
Un saludo

TOROSALVAJE dijo...

Dios, es fantástico, realmente bueno, me abruma leerlo, porque no puedo evitar comparar, en fin, me voy noquedado, K.O.

Saludos.

SUSANA dijo...

Pocas veces, una descripción más descarnada de la extraña lucha por la supervivencia cotidiana. Los límites del cuadrilátero, los propios, la inexorabilidad del combate…

Mucho autor se saltó elegantemente de ingresar con sus letras, a ese mundo salvaje, en el que la estética perdía por paliza. Y he aquí el valor superlativo de este trabajo: hay naturaleza, arenga, dignidad, un cronómetro impasible, fiereza… y también hay belleza.

El coach-escritor sabe, conoce el pugilato. Quizás como Cortázar y su Cronopio, o como Byron o Hemingway, y hasta quizás mejor aún que ellos. Porque para calzarse los guantes y escribir así, se necesita algo más que literatura. Es imprescindible haber estado solo, golpeado, contra las cuerdas, mareado, sin aire y sin toalla en el rincón.

Mis respetos y admiración, al Hombre que sobrevivió otro round y al Escritor que aplicó la derecha en su mejor poesía.