domingo, 29 de junio de 2008

El roce


El compraba siempre en el mismo súper. La rutina normalmente era similar: lácteos, frutas, un vino, algo de carne, y por último el pan. En cada lugar era atendido por un empleado en el que por lo general no reparaba, porque el mercado es grande y rotan bastante. Pero esta mañana, cuando le entregaron el pan con aceitunas que le había llamado tanto la atención, un ligero roce con la mano anónima que lo atendía le hizo levantar su mirada de la bolsa: una sonrisa le estaba devolviendo sus mecánicas “gracias” con un “de nada” que lo hizo volver a la tierra, o subir a las nubes, según donde cada uno crea que vivimos. Se quedó parado mirándola un poco más, recordando el tibio dedo que tímidamente había rozado el suyo, sin saber muy bien qué hacer. Ella seguía sonriendo, al advertir que la gente que estaba detrás de él se impacientaba, porque no se iba ni pedía más nada.
Entonces, él decidió comprar un poco más. Y así, panes comunes, con cebolla, con pasas de uva, baguettes, tortitas negras, pasteles de crema y galletas de todo tipo abarrotaron su carro, tapando el resto de las escasas provisiones de un hombre que vive solo. Y la sonrisa de ella se transformó en sorpresa, y sus miradas se detuvieron, y después aparecieron las carcajadas de quienes saben lo que está sucediendo.
No escuchó al cajero cuando le preguntó si iba a recibir visitas. Es que él seguía detenido en la panadería, en ese dedo tibio que lo rozó, llegando su tacto adonde ni la vista, ni el oído ni el olfato consiguieron llegar antes.


Foto: Bread Store, 1937 (Berenice Abbot)

sábado, 28 de junio de 2008

Pedro Menárdez, el citador de Borges


Menárdez es un escritor erudito, y por eso no puede resistir el empleo de las citas en su trabajo. Así, sin que sea estrictamente necesario, en medio de un cuento costumbrista recuerda que el odio es un borracho en el fondo de una taberna, que constantemente renueva su sed con la bebida, de Baudelaire.

O bien remata un relato alegórico señalando con Schopenhauer que “El bienestar y la dicha son negativos, sólo el dolor es positivo”

Incluso tomando un té de sábado por la tarde, a propósito de una sabrosa anécdota que acaba de contarse sobre una mujer, puede concluir que “Mi memoria es magnífica para olvidar”(Stevenson)

Sin que venga a cuento advierte que “No hay temor que esté desprovisto de alguna esperanza, y no hay esperanza que esté desprovista de algún temor”(Spinoza)

Y en su crítica sobre el último trabajo de un renombrado autor, recuerda a Bioy Casares: “El recuerdo que deja un libro a veces es más importante que el libro en sí"

Para no parecer fuera de época es capaz de arriesgar con Fontanarrosa que “La perfección es obsesiva. Y eso es un defecto”

Pero este sistema de intercalado de citas le ha empezado a parecer insuficiente. Es que generalmente la frase se encuentra en un contexto mayor, que al suprimirse no permite al lector llegar al alma de lo que quiere significar el citado. Por eso comenzó a incluir en su trabajo no sólo la cita que le interesa sino también párrafos enteros y luego la obra misma, sin temor a derechos registrados o hijos escrupulosos. Tampoco le importa mucho que la inserción de la cita sea verosímil en la trama, y así, en su deseo de incluir a su amado Borges, escribió esto en el cuento gauchesco que a continuación (incurriendo en el mismo vicio de Menárdez) citamos:

Muerte en la pulpería
El gaucho estaba acodado tomando su ginebra, cuando vio la entrada de varios hombres que no conocía, salvo a uno. Entonces recordó “La Trama” de Borges: “Para que su horror sea perfecto, César, acosado al pie de una estatua por los impacientes puñales de sus amigos, descubre entre las caras y los aceros la de Marco Junio Bruto, su protegido, acaso su hijo, y ya no se defiende y exclama:"¡Tú también hijo mío!" Shakespeare y Quevedo recogen el patético grito.
Al destino le agradan las repeticiones, las variantes, las simetrías; diecinueve siglos después, en el sur de la provincia de Buenos Aires, un gaucho es agredido por otros gauchos y, al caer, reconoce a un ahijado suyo y le dice con mansa reconvención y lenta sorpresa (estas palabras hay que oírlas, no leerlas): "Pero, che!" Lo matan y no sabe que muere para que se repita una escena”
en eso pensaba el gaucho, y cuando reconoció un sobrino suyo entre los hombres sospechosos, peló veloz su facón y exclamó: acá hay un hombre, carajo!
(Pedro Menárdez, "Muerte en la Pulpería" Buenos Aires, año 2.008)

Nota del Autor: Prohibida la cita o reproducción parcial o total de este trabajo. Derechos reservados.

jueves, 26 de junio de 2008

Todos los trucos



Los hice todos.
La carta chismosa
los ladrones
la moneda adivinada
Y la cuchara que se dobla

También hice levitar
cuantos dados tengo
la desaparición de la chica

Estuve en los grandes teatros
y en las peores cantinas
Con reyes y mendigos
Y el aplauso
siempre fue mi pan
Siempre

Pero anoche, que hice el simple
truco del pañuelo
Un niño vio el error
en mis manos temblorosas
Y el aplauso no llegó

Sólo me faltó la Cámara

mas sólo el gran Houdini fue capaz
y ya no tengo edad

(así nombramos a la falta de valor)


Guardaré la chistera
La paloma
El conejo
Y me iré a casa

Porque ya hice
todos los trucos.

miércoles, 25 de junio de 2008

Comer solo

Cuando como solo
sin leer
(algo extraño)
no me cuido

No tomo la copa del tallo
ni me limpio las comisuras
de los labios
urbanamente

No evito apoyar los codos
en la mesa
ni cierro la boca al masticar

Cuando como solo
puedo agarrar la comida
beber sin limpiarme la boca
brutalmente
y eructar

Y eso me gusta
porque me recuerda
de donde vengo
de otro lugar

No es ni mi ciudad
ni mi país
ni mi continente

Vengo de donde venimos todos
de las cavernas
y del fuego milagroso
en eso pienso

Cuando me engullo la comida
brutalmente
porque como solo.

domingo, 22 de junio de 2008

Comprar en el aeropuerto


No importa que tu vuelo dure menos que un viaje en taxi. Si volás te sentís poderoso, y entonces debés comprar. Si no, corrés el riesgo de que alguien pida una pericia sicológica para saber si estás en dominio de tus facultades mentales. Y no es un asunto de hombres o mujeres, he visto a ambos sexos haciendo desastres por allí. Y si no es en el free shop, tenés las tiendas comunes, pero al asunto es pasar el rastrillo por todo el aeropuerto, sobre todo cuando las combinaciones no fueron tan ajustadas.

Mercado persa SXXI pero de marcas registradas, en el “duty free” encontrarás lo que se te ocurra y a cualquier precio, y si luego tenés problemas en la aduana, no es asunto que preocupe a las chicas que con sonrisas envolventes te muestran perfumes, champagnes, cámaras, cigarrillos y relojes, y sin inmutarse te dicen que esos lentes de sol que parecen tridimensionales te quedan fantásticos.
No importa si luego ves en el centro de tu ciudad el producto que compraste un poco más barato con impuestos y todo. Si vos no conocías el precio “normal” de lo que compraste en el free, por qué lo llevás?
Y encima muchos compran en el viaje de ida, con lo que deberán cargar con los paquetes durante todo el viaje.
El peligro mayor son los compradores compulsivos, que lo harán allí, en las ciudades del viaje, y a la vuelta entrarán de nuevo al mismo local y …¡seguirán comprando!
Y las tiendas comunes, están pletóricas de tentadores productos locales, de esos que olvidaste comprar durante la estadía.
Las veces que me toca viajar, una vuelta me doy siempre (¿hay alguien que resiste la tentación?)
A lo sumo me compro una botellita y nada más, porque prefiero comprar cosas del país que visito y no productos internacionales. Pero siempre poco, por el costo y porque además, algún disgusto podés tener, en la aduana o en otro lado.
Como por ejemplo el que tuve en Bogotá, la vez que fui por trabajo. De regreso entré al free, y compré un perfume para regalar. Mi compañero y yo teníamos tiempo, y nos volvimos a las tiendas comunes del aeropuerto a dar una vuelta más. Allí había muchas tiendas de café, y cada una vendía una marca distinta. Era tan rico el aroma y tan bonitos los diseños de los paquetes que nos compramos unos cuantos. El tiempo voló y llegamos corriendo a buscar el avión. Pero aún faltaba un trámite más e inesperado. En la mitad de la manga había tres policías colombianos que revisaron nuestro equipaje de mano. En realidad más que revisar nos olfatearon, y especialmente los paquetes de café, de los cuales de paso abrieron un par. Aclaro que ellos nos olfatearon, no sé si faltaban los perros o el sistema es así. Cuando sugerí que se nos iba el avión me dedicaron una mirada de acero que me hizo acordar al aeropuerto de “Expreso de medianoche” y continué el trámite silenzio stampa.
Todo el viaje estuve preocupado por los paquetes de café, pensando que si en Colombia fue así, lo que no sería en Argentina al conocer la procedencia del vuelo.
Pero llegamos a las cuatro de la mañana, y nuestros sabuesos locales estaban agotados, con lo cual entramos sin problemas nuestro café, como también podríamos haber ingresado cien botellas de whisky o un hipopótamo.

Siempre es mejor comprar poco en los aeropuertos. Antes, durante o después algún problema podés tener, porque te convertís en esclavo de lo que comprás.

sábado, 21 de junio de 2008

Cita a ciegas



Ya están preparando la cuenta. Debemos agradecerle a Raúl, fue una idea brillante proponer que nos conociéramos.
Qué se yo, uno nunca sabe cómo seguirá, pero me ha gustado mucho compartir contigo esta cena tan agradable, en este lugar. El vino permite desinhibirnos, contarnos cómo somos…No quiero importunarte, pero además sos hermosa…
¿Qué más puedo decirte? Te conté de mi trabajo, de mis sueños, de mis ideales, en fin, de mi visión del universo… ¿Por qué será que podemos confesarle hasta lo más íntimo a una persona que acabamos de conocer? Te he contado cosas que mi ex jamás supo a lo largo de diez años…No sé, es tu mirada limpia, tu sonrisa. La franqueza con que abriste tu corazón, que me lleva a abrir el mío también… ¿Cómo? ¿Querés saber algo más que no le haya contado a ella? No sé, dejame pensar un poco…Te dije que me gustaba cazar, ¿no? En realidad eso lo hacía hace muchos años. Luego me di cuenta que había algo de la caza que no me inspiraba, y es la acechanza…Me parece una estupidez, porque toda sagacidad desaparece cuando llegan los perdigonazos. Empecé a odiar a mis compañeros de aventuras, con sus ropitas de Indiana Jones.
Yo descubrí que lo que me daba placer no eran esos momentos iniciales de la espera y de las trampas. Lo que me gusta es directamente el acto de matar, sin prolegómenos ni más instrumentos que las manos; y cuando digo matar, digo también ver morir, observar la vida que se escurre lentamente por los ojos del moribundo. Más que por los ojos, diría por las pupilas. Eso es lo que me apasiona, y lo he experimentado con toda clase de seres vivos –quiero decir animales, no me malinterpretes- y es un momento sublime, te diría que místico, deberías probarlo…Disculpá, viste cómo son las pasiones, uno pierde noción de tiempo y espacio y comienza a dar rienda suelta a sus instintos…
Bueno, la noche es joven, qué bien lo estamos pasando. Me gustaría que tomemos un café…¿Vamos a tu casa o a la mía?

jueves, 19 de junio de 2008

El poder de los libros


El empleado de la dependencia estatal a la que a veces debo ir es un bull-dog. Hosco, antipático y maleducado, atiende desdeñosamente al respetable público.
Es difícil ponerlo en su lugar porque si la semana que viene es necesario volver, tu trámite puede haberse empantanado más sin motivo aparente.
Sólo con ver la cara de los desventurados que allí se encuentran, alcanza para saber que el asunto es complicado. Si por casualidad es otra la persona que atiende, todo el mundo respira aliviado.
En mi caso opté por devolver golpe por golpe, y así si cuando es mi turno no me dice buenos días, yo tampoco digo nada. Si es antipático, soy antipático. Si es irónico soy irónico, y de esa manera encontré un camino intermedio entre la guerra y la mansedumbre.
Pero hoy tuve un aliado inesperado, porque entre mis papeles llevaba un libro. Terminé lo mío y emprendí la retirada sin decir ni chau, y ya de espaldas al mostrador oigo una voz que me dice ¿me permite ver el libro? Normalmente hubiera regresado, pero a éste no lo quiero nada, y se lo exhibí desde cinco metros…
Ahí reparé en su rostro. Había dejado de ser el robocop duro e impasible de siempre, y tenía una media sonrisa que hubiera jurado era humana.
Me aflojé apenas lo mínimo para preguntarle si era el que él creía y me dijo que no, pero que era de Alfaguara como el que yo llevaba, y que los diseños de esa editorial son todos parecidos.
Nos dijimos adiós amablemente, y me fui reflexionando que lo que no pudo el buen trato, la inteligencia, la amabilidad, la belleza o todas las maneras que pueden rebuscar las doscientas personas por día que debe atender este funcionario, lo consiguió un libro dado vuelta que tenía entre mis papeles. Yo llevaba “Instrucciones para salvar el mundo”. No sé si me va a servir para tanto, pero sin duda es eficaz para obtener casi sonrisas de empleados irascibles.

miércoles, 18 de junio de 2008

ULTIMA NOTICIA URGENTE: La madre de todas las batallas está llegando




No, no se trata de una guerra convencional. Se trata de una batalla futbolística:
BRASIL-ARGENTINA ARGENTINA-BRASIL.
Siete veces campeones del mundo (cinco Brasil, dos Argentina)

Nunca se quieren encontrar, sobre todo en los mundiales...Ahora es por las eliminatorias de la próxima Copa.
Aquí también existen tácticas de desinformación: en aproximadamente cien partidos, ¿quién ganó más veces? No se sabe con certeza. Es el clásico más importante de América y no conozco su equivalente europeo, porque allí hay varias selecciones de nivel similar.
Pero aquí, salvo Uruguay que a veces da buenos sustos, la discusión es entre garotos y pibes, samba y tango.
Aclaro que amo a Brasil: su música, su gente, sus playas, su literatura, todo me gusta y voy muy seguido.Pero el fútbol es otra cosa...

¿Vemos algunos datos?
1937: 2-0. A los golpes en la madrugada. Primera final de Copa América. El día anterior ya se habían cruzado y con un empate los visitantes se hubiesen consagrado, pero la victoria criolla 1-0 forzó otro partido. Las grescas y las interrupciones de hasta 40 minutos marcaron un juego inolvidable por lo accidentado. En el segundo tiempo suplementario, dos goles de Vicente de la Mata sellaron un partido que comenzó en la noche del 1° de febrero y terminó alrededor de la 1.30 del día siguiente.


1957: 2-1. Debuta “O Rei” Tenía 16 años y todavía no era titular en Santos. Pero el DT se la jugó por él y lo hizo debutar en la selección cuando ingresó por Mazzola. Enseguida empató, pero después la Argentina ganó por 2 a 1, en el mismísimo Maracaná, por la histórica Copa Roca. Era Pelé y ahí nacía la leyenda. En total, ante la Argentina jugó 10 partidos siempre explosivos (ganó cuatro, perdió cuatro y empató dos) y le marcó nada menos que ocho goles.

1964: 3-0. El codazo a Mesiano. Uno de los clásicos más recordados de la historia. Porque la Argentina goleó y lo hizo como visitante en el estadio Pacaembú, de San Pablo. Además, el cotejo ingresó también en la categoría de imborrable porque a los 27 minutos del primer tiempo Telch reemplazó a Mesiano, a quien Pelé le rompió el tabique de un codazo. Tres días después, la victoria ante Inglaterra le daría a la Argentina la Copa de las Naciones.

1-3. La amargura de España 82. Por la segunda rueda, en Barcelona. Brasil era una máquina aceitada y lo demostró con una victoria por 3 a 1, con tantos de Zico, Serginho y Junior. Para la Argentina de Menotti significó la eliminación y la expulsión de Maradona por su falta a Batista.

1990: 1-0. Caniggia, inolvidable. Esta victoria en los octavos de final del Mundial de Italia es imborrable. Por las pelotas en los postes de Sergio Goycochea (Brasil debió ganar por tres goles, mínimo) y por aquel slalom de Maradona, roto de la cintura para abajo, pero con un corazón único y un cerebro fantástico para habilitar a Claudio Caniggia. En Turín, el arquero Taffarel quedó desparramado, gateando en su área, y la Argentina sentenció una clasificación mágica, por impensada y por el peso del derrotado.

Generalmente la localía en estos clásicos es muy importante y se juega en Belo Horizonte, pero...¿quién puede arriesgar un pronóstico?


Nota del redactor: Los periodistas entenderán la nota de último momento. El pobre Renato Sosa espero que también, porque su post quedó relegado pese a haber entrado hace apenas unas horas. Mañana con el resultado puesto, vuelve a primera plana. El está acostumbrado a la derrota, espero que Argentina no...

martes, 17 de junio de 2008

Nadie muere en la víspera (II)

A la mañana siguiente, luego de haber dormido de un tirón la noche entera, Renato Sosa lo comprendió. El no quería morir, sólo estaba ansioso por organizar su sepelio. ¿Y si Dios no existe? ¿Cómo voy a ver mi funeral?
Entonces corrigió el guión una vez más. El velorio sería a cajón cerrado porque el orificio de la bala dejó su rostro impresentable. El lo podía arreglar, luego de 40 años de trabajo en la funeraria. La partida de defunción, el cuerpo de otro, el ataúd infranqueable serían para él juegos de niños.
El estaría en su propio velorio, cuidando los detalles, observando a los deudos, quien mentía , quien faltaba, quien preguntaba por sus cosas. Quien cargaría el féretro y con qué gesto le importaba también, y mucho.
Sólo debería cubrir un poco su rostro. De barba, con unos anteojos o algo así, y sería un pariente lejano por parte de madre.
El corazón le latía con fuerza y se supo inmortal. Es que hacía años que no se sentía tan feliz, tan lleno de vida…

Amor de mp3

Yo no sé si me sucederá
Un sueño que se haga realidad…

Y un día la encontré por la calle
Yo sé, me enamoré.

Tu beso se hizo calor
Luego el calor movimiento
Me hacés bien!

Pero ve con cuidado,
Yo siempre disparo al corazón...
qué adelantas sabiendo mi nombre?

Supiste alguna vez lo que es tener
el corazón roto?

Mientras la luna serena
Baña con su luz de plata
Mis manos y estas calles
Son láminas de hielo

Supe que todo había terminado
Cuando te ví mover la cucharilla…

Si la ves dile que
me has visto mejorado
Y que hay alguien a mi lado
que me tiene enamorado!

La musa es una sola musa
O es una serpiente de muchas cabezas

lunes, 16 de junio de 2008

El Ateneo Grand Splendid


Diario La Razón del 5 de agosto de 1926
Carlos Gardel preséntase hoy en el Gran Splendid

Según dijo, debutará hoy en el Gran Splendid el popular estilista criollo, señor Carlos Gardel, acompañado del dúo de guitarras de Ricardo-Barbieri. Hacia tiempo que el señor Gardel no actuaba en público. Sus actividades estaban consagradas exclusivamente a la fonografía, que ha hecho de su nombre y del de su compañero, señor Razzano, el más difundido entre los que cultivan la música popular criolla, no solamente entre nosotros, sino en Europa. El señor Gardel ha perfeccionado notablemente sus facultades de cantante, mediante severos estudios, y se presentará hoy con un nuevo y variado repertorio.

¡Qué pena no haberlo agendado! Me perdí el recital del Zorzal Criollo. No importa, hoy estuve en uno de los lugares más hermosos de Buenos Aires y se los quiero mostrar: La librería “Ateneo Grand Splendid”, que se encuentra en Santa Fe casi esquina Callao.




Primero fue un teatro que se llamó ”Splendid Theatre”, inaugurado en el año 1.919. No sólo se presentó El Morocho del Abasto, también lo hicieron Ignacio Corsini, Azucena Maizani y Lola Membrives, entre otros.
A partir del año 1.926 funcionó también como cine, y fue el más glamoroso de la ciudad, la última película que se proyectó fue “Belleza americana”.
También aquí comenzaron las emisiones de radio, llamándose la primera emisora “Radio Splendid
Luego todo se acabó, y temí que se convirtiera, como otros cines que cerraron, en templo evangelista o banco, pero no fue así.




En el año 2.000 se convirtió en una librería, y se respetaron las características arquitectónicas originales.
Para el diario británico The Guardian ocupa el segundo lugar en la lista de las diez librerías más importantes del mundo por su esplendor arquitectónico, lista que encabeza Boekhandel Selexyz Dominicanen, en la ciudad holandesa de Maastricht, y que ocupa una iglesia de 800 años de antigüedad. Luego del Ateneo Grand Splendid siguen la Livraria Lello, en Porto, abierta en 1881; Secret Headquarters, que vende cómics en Los Angeles; Borders, en Glasgow , en el antiguo edificio de un banco. Luego, Scarthin s, en la ciudad británica de Cromford, y Posada, en Bruselas, especializada en arte. El lugar de la Mancha, en México DF, está en 8° lugar; Keibunsya, en Kyoto, en el 9°, y el 10° es para Hatchards, en Londres, que provee libros a la familia real.




Uno puede escoger cualquier libro que le interese, y leerlo a su gusto. Debo confesar que me he leído alguno entero de vez en vez...

Paseando por el Grand Splendid



La cúpula, obra del pintor italiano Nazareno Orlando, es una alegoría pacifista tras la primera Guerra Mundial.




¿Quieres ser Maria Callas? Ella te espera en el primer piso.



Algunos libros del sector dedicado a la música.



Todas las vistas son interesantes.



¿Qué libro compraré?

¿Qué libro compro?



Mafalda no falla nunca, te hace reír y pensar a la vez. Podría ser...



Bioy hablando de Borges. Dos amigos con el sentido del humor que a mí me gusta. Dos genios. Encima a la viuda este libro la enojó, me lo compro seguro. Pero no hoy.



Ya sé lo que me llevo, ese consejo no puede fallar...
El paseo terminó y espero que les haya gustado. Me he comprado unas instrucciones y las voy a leer. No sea cosa que el mundo me esté esperando para que lo salve, y yo ni enterado que voy por la vida.

domingo, 15 de junio de 2008

La 9 de Julio se cruza de una vez



En Argentina creemos tener la avenida más ancha del mundo, lo que no es cierto. Ese record, otra vez, les pertenece a nuestros hermanos brasileños, con su Eje Monumental de Brasilia de doscientos cincuenta metros.
La nuestra mide ciento cuarenta metros en su parte más ancha, setenta más que la parisina Champs Elysées.
Fiel al moroso estilo nacional para la cosa pública, el proyecto de la avenida "9 de julio" se hizo en 1.895 y se la inauguró en 1.937. Luego, en los años sesenta, setenta y ochenta, se la fue ampliando para agilizar el caótico tránsito.
En algunas partes se mantiene su parquización, originalmente diseñada por el paisajista Carlos Thays, quien plantó jacarandás, ceibos y mil cerezos regalados por Japón. Incluso se trasplantó un palo borracho de catorce toneladas.
En algunas partes hay pequeñas islas para aguardar que el semáforo dé paso de nuevo, porque está previsto su cruce en dos veces.

Salvo que te gusten los deportes extremos.
A mí me encanta cruzarla corriendo de una vez, para lo cual hay que prestar atención a los coches del último carril porque circulan muy rápido. El problema es allí, porque vienen lanzados por la luz coordinada llamada onda verde. Si no calculás bien podés terminar colgado de la punta del obelisco…
El semáforo peatonal le da dramatismo al asunto, porque tiene un contador decreciente, con números grandes que te avisa los segundos que te quedan para calcular donde interrumpir el cruce. Lo que más me gusta es la cara de los demás transeúntes, que siempre van apurados en horario de oficina pero no tanto como para correr frenéticamente como el tipo que les pasa zumbando y los sobresalta.

En las fotos se ven bien las islas intermedias.
¿Te animás a probar?


sábado, 14 de junio de 2008

Nadie muere en la víspera

Renato Sosa era un tipo ordenado y viudo.
Y esa mañana decidió que había que terminar. Fue al banco y pagó todas las cuentas pendientes (hipoteca, gas, luz y teléfono)
Reservó de nuevo la sala de la cochería de la esquina, y en la florería de enfrente encargó dos coronas: una que dijera “Tu amante esposa” y la otra “Tus amigos
Es que conocedor del rito mortuorio como era, un velatorio sin ofrendas florales era como un escenario sin telón. Si luego el público no asistía a la obra –su obra- eso ya no dependería de él.
El sólo podía ocuparse de los arreglos previos.
Sabedor de que la cara es importante de ver para el que se despide, se apoyó el revólver en el corazón.
En el segundo final se percató que le faltaba la necrológica en el diario, y aplazó todo para el día siguiente.
Contento de tener todo previsto, se metió en la cama y prendió la tele. Jamás se perdía “La vida es bella”, su programa favorito.


Tienda "Doble Vida"


Paseando por las calles de Buenos Aires, me encontré con la tienda “Doble Vida” y entré a curiosear.
Un viejo vendedor me preguntó qué andaba buscando y le dije que no estaba seguro. Advirtiendo mi ignorancia me dijo que me vendía lo que yo quisiera ser, siempre y cuando fueran dos caras de una misma moneda, una vida bifurcada. Inició entonces la fantástica exhibición de sus productos, es decir las dobles vidas que tenía almacenadas para mí.
Empezó con los clásicos y me ofreció ser el dual Dr. Jekyll y el perverso Hyde: “diversión y sufrimiento asegurados”
Pero me pareció un poco anticuado…
También tenemos –me dijo- la posibilidad de partirlo al medio de un hachazo y convertirlo en el Vizconde demediado, siendo usted dividido en una mitad totalmente buena (¿le parece la derecha?) y en otra totalmente mala, para que cada una de ellas hagan las bondades y maldades que la otra parte le impide en contrapeso. Cuando usted se canse, vuelve por aquí y lo unimos.

-No gracias, aborrezco ver sangre derramada, particularmente la mía...
-
No se desanime, podemos ofrecerle ser Bruce Banner y el increíble Hulk, (va a gastar mucho en indumentaria); Batman y Bruno Díaz (o si lo prefiere Bruce Wayne, o tal vez quiera ser Robin también) Tenemos toda la lista de superhéroes que se esconden en una máscara por si necesita ajusticiar, perdón, hacer justicia por ahí.
-mmmmm no.
- ¿cambio completo? Sea Belle de Jour y Catherine Deneuve…
- No sé si me sienta cómodo…
- ¿Quiere ser John Malkovich? Suba hasta el último piso, que ahí lo van a atender. Pero cuidado con el techo…
-Tampoco. No tiene algo más…
-
¿normal?
- ¡Eso!
- De acuerdo. Ahí tenemos un libro con miles de políticos antes y después de ganar una elección
- En ese caso, salgamos de la normalidad.

El viejito me dijo que me lo había mostrado todo, a no ser que quisiera ver en el sótano una opción que hace más de veinte años dejó de ofrecer porque los clientes se asustaban siempre…
- ¿Más fuerte que lo que me mostró hasta ahora? No puedo creerlo…
- Por favor acompáñeme…
Abajo, una mitad del sótano era cálida. Estaba perfectamente iluminada y un coro celestial entonaba hermosas melodías. En la otra mitad reinaba la oscuridad, el frío y se escuchaban alaridos aterradores
- ¿Quiere usted ser Dios y el Diablo?

jueves, 12 de junio de 2008

¡A lavar los platos caballeros!



Machistas abstenerse, salvo que sean al estilo Rajatabla. Dueños de lavaplatos abstenerse también, aunque por estos lares es un artefacto para príncipes y potentados.
El asunto es que ha llegado la noche y vos, muy señor mío, has cumplido con tu débito laboral, pero de las cosas de la casa poco, por no decir nada.
Querés reivindicarte, el día llega a su fin, nadie tiene ganas de hacerlo, empiezan a advertir tu total falta de atención a los quehaceres hogareños…
¡Adelantate al grito, al reclamo, a la discusión conyugal/concubinaria/unión libre/homo/hétero/bi o trisexual! Sin que nadie diga nada te vas derechito a la cocina y a empezar.
Es que poseo el secreto, tengo la solución. Hay que clavarse un mp3 en los oídos y darle. Ojo, también puede ser un walkman, incluso una vieja radio a transistores, pero el truco es que sea con cable, porque si ponés música para todos no es lo mismo.
En cambio así, se te ve reconcentrado en la tarea, enteramente dedicado y nadie de la casa osará acercarte a tus transitorios dominios a dar una indicación, a sugerir un curso de acción en el medio del desastre vajillero.
Mientras tanto, podés pensar en Schopenhauer, en quién jugará de centrodelantero el próximo partido de tu equipo o en la cuadratura del círculo.
Si realmente te molesta la tarea o te parece que no es viril, te queda la posibilidad de entrarle al asunto sin guantes, pero la verdad es que si ya estás jugado, para qué quemarse las manos!
Y en el momento final, cuando sólo quede la olla, esa olla difícil y pegajosa, o tal vez la sartén con aceite para tirar, podrás arriesgar un olvido, improvisar una omisión involuntaria entendible por el tesón puesto en la higiene de platos, vasos, cuchillos y tenedores y, decía, al quedar solitaria sobre la hornalla, hasta podrá ser creíble tu “pensé que querías conservar esos restos….”
Espero que mi gesto haya sido entendido, porque en la próxima lavada de platos que acometa, mi secreto habrá sido descubierto y deberé asumir las consecuencias frente a ollas imposibles y asaderas ingobernables, pero esto es casi un servicio público…

miércoles, 11 de junio de 2008

A.C.

Hay un tipo no sabés
Al que lo llaman Andrés
Tiene un poco del Zorzal
Y de Bukowski también

¿Me zarpé? será el afecto
lo que ocurre es que el salmón
de la dura dirección
hace crímenes perfectos

Amigo de Diego y Pappo
De Jarmusch y Abel Ferrara
Vive un poco en Argentina
Y otro poco allá en España

Es abuelo de la nada
De rulo y bigote raro
Rodríguez lo llaman muchos
Y otros tantos Calamaro








(Ilustración: Varinia Telleria)

martes, 10 de junio de 2008

El señor del tiempo

Hay un tipo
Que maneja el engranaje
Desde que el mundo es mundo

Tiene un pacto con Dios
(¿pensaban que sólo el Diablo pactaba?)
trabaja todo el día
en el engranaje
Y El le permite no morirse

Es que no es trabajo para ángeles
el engranaje
Siempre aparecen señores suplicantes
Señoritas anhelantes
Hasta Papas angustiados

Que le piden algo más
de tiempo.

No es trabajo para ángeles
Andar diciéndole que no
a abuelitas preocupadas

Para eso está el señor
Que tiene un pacto con Dios
(el Diablo también lo tentó pero él no quiso)

El señor del tiempo.


domingo, 8 de junio de 2008

Amazonia



Jungla de cemento. Sobrevivimos en una jungla de cemento. Pero la metáfora a veces nos hace olvidar a la otra jungla, la verdadera.
La Amazonia deforestada, entre garimpeiros y traficantes, tiene pueblos indígenas que no conocen el contacto con el hombre blanco. Ni siquiera sabemos cómo se llaman ni sus costumbres, y por cada árbol que es derribado diariamente, deben replegarse aterrados de los lugares que habitan desde siempre; y mueren por nuevas enfermedades, desconocidas para ellos.
¿Cómo luchan en esta batalla desigual? Con arcos y flechas, como en las fotos, al sentirse invadidos desde el aire...
Mientras esto sucede, nosotros seguimos sobreviviendo en la jungla de cemento,
ajenos a lo que ocurre en la jungla. La verdadera jungla.

sábado, 7 de junio de 2008

Nuestro Padre Querido

Stalin y Beria en la dacha



Ya es madrugada en la dacha, y las risas de los cuatro invitados se interrumpen. El anfitrión ha dicho “…no se sientan tan seguros…”
¿Eso dicho por EL, el genio de la intriga, el brutal admirador de Iván el Terrible? ¿qué otra cosa puede querer decir que una nueva purga, otra riada de conspiradores asesinados? La velada había sido excelente, el film en el Kremlin, la comida y la bebida, aunque EL, como siempre fue frugal y no probó el alcohol, y justo antes de terminar, la amenaza.
Se van todos y EL JEFE queda solo. Le dice a sus sirvientes y a la guardia que se va a acostar, que no los necesita más…es muy extraño eso, siempre vive rodeado de asistentes pero, quién se atreve a contradecir al ABANDERADO DE LA LUCHA POR LA FELICIDAD FUTURA DE LA HUMANIDAD? ¿Su ayudante Tukov? ¿La sirvienta? ¿Puede alguien osar a desafiarlo diciendo que esa orden no es habitual?
¿Y a la fría mañana siguiente? ¿Quién se atrevería a entrar sin su llamado? Pasan las horas, y ninguna orden de LA LUZ DE LA ESPERANZA llega desde la recámara… ¿Qué hacer entonces? Nada, dice el jefe de la custodia, esperemos mientras le aviso a Beria, esperemos a que lleguen él o el Correo…Primero llega el Correo y lo hacen pasar directo al cuarto de LA LUZ DE LOS TRABAJADORES OPRIMIDOS. Tareas siempre riesgosas para elmensajero… ¡lo encuentra semi inconsciente! ¿Dónde está Beria?¡es el Jefe de la Policía Secreta! ¿por qué no llega ninguno de los otros invitados de la víspera?Finalmente aparece Beria, luego los demás comensales: Malenkov, Bulganin y Jruschev… ¡este último siete horas después de enterado del mal que aqueja al LIDER BIENAMADO y pese a estar tan cerca!¿Y los médicos? Aun nadie los llamó. Beria insiste en que el PADRECITO DE LOS PUEBLOS descansa plácidamente… ¿Qué espera él? ¿Qué esperan todos? Las horas siguen pasando…Casi 48 horas después de ser visto conciente por última vez llegan los médicos. Están temblando, saben que tienen que revisar a Koba, EL DIOS VIVO, y Beria estará cerca…Un diagnóstico equivocado y estarán muertos pero, ¿equivocado para quién? Siguen temblando, no pueden quitarle la camisa…¡Lo hacen con unas tijeras! Tímidamente y sin dejar de temblar, uno de los médicos dice: "Lesión en un vaso sanguíneo, imposible operar" EL HOMBRE DE ACERO ya es un anciano, ha tenido antes tres hemorragias cerebrales…Beria parece haber perdido el juicio. Cuando abre los ojos EL GENIAL PENSADOR, le suplica que hable y le demuestra todo su amor, pero cuando vuelve a perder el sentido se ríe, y da todo tipo de indicaciones para el día después…Incluso ha convocado al Politburó y frente a éste, le ha gritado, casi le ha ordenado: “Todos los miembros del Politburó están reunidos aquí. ¡Por favor di algo, Yósiv Vissariónovich!”
Al cabo de cinco días de agonía y casi sin atención médica, el georgiano que dominó a los rusos; el hijo de un zapatero alcohólico y una sirvienta analfabeta; el ex seminarista; el hombre que transformó a la Unión Soviética en una potencia con la sangre de millones de campesinos, soldados, camaradas, profesionales, y de cualquier persona que se cruzase en su camino o ni siquiera eso, sólo porque podría ser un “futuro enemigo”; el hombre que dijo que “Una única muerte es una tragedia, un millón de muertes es una estadística”; el hombre que cambió literalmente su historia y la historia del siglo XX, ha muerto.Ha muerto Yósif Vissariónovich Dzhugashvili.
Ha muerto Stalin, ¡NUESTRO PADRE QUERIDO!

miércoles, 4 de junio de 2008

Un round más

Ya sé que estás exhausto
Que no sentís las piernas
Que estás mareado
Que te falta el aire
Y que tenés ganas de llorar de dolor.

Y yo que estoy afuera
En tu rincón
Sólo puedo hablarte
Y en un minuto curarte las heridas.

Sólo para que vayas de vuelta;
A dar y a recibir.

Un round más
Sólo eso te pido
No que ganes
Un round más.

Respirá profundo
Abrí bien los ojos
Movete por el ring
No te quedes quieto.

¡Subí la guardia!
Que si bajás los brazos
La vida te mata
¡Usá tu derecha!

Yo sé lo que querés
Que te tire la toalla
Pero no hay toalla en tu rincón.
¡No la hay!

Son sólo tres minutos,
nada más
Que parecen eternos
Cuando estás golpeado y solo
Contra las cuerdas.

Pero no hay toalla en el rincón
¡No la hay!

No te queda otra
Usá tu derecha
Abrí bien los ojos
Movete
Y salí de nuevo

Un round más.


martes, 3 de junio de 2008

El Centro Asturiano de Buenos Aires



Cuando mis tíos de Gijón vinieron a conocer Buenos Aires, una vez que los hartamos de comer asado (es que mi abuelo el asturiano se fue derecho con sus padres hacia el campo, a la edad de cuatro años) los llevamos al Centro Asturiano de Buenos Aires, donde se junta la colectividad. La casualidad (¿casualidad?) quiso que trabaje a una cuadra, por lo que voy seguido a almorzar allí, como por ejemplo hoy, y me llevé la cámara para que conozcan un edificio hermoso. Abajo, algunos párrafos extraídos de la página web del centro (www.centroasturianobsas.org.ar)



Allá por el año 13, un grupo de paisanos quería tener un pedazo de su Asturias en esta tierra. Nuestros emigrantes habían llegado para trabajar, llenos de esperanza, y necesitaban algo que les recordara su tierrina, sus costumbres, sus tradiciones, sus amigos, así fue como con mucho esfuerzo fundaron el primer Centro Asturiano de Buenos Aires. Dejándonos este legado, para que las futuras generaciones conozcan esa parte de Asturias que se encuentra enclavada en la Argentina.



En 1914 se creo una bolsa de trabajo para la colectividad, esta cumplió un importante papel, ya que fue el año de la guerra, muy cruento en Asturias. El registro de socios para esta etapa estaba en doscientos cincuenta, aunque con muchas dificultades la Entidad seguía con mucha fuerza.
Por fin llego el gran día, y gracias al préstamo de la Cervecería Quilmes llegaría el muy soñado y anhelado local propio. El 7 de septiembre de 1929 con inmenso jubilo se inauguro el Palacio Social sito en la calle Solís 475 actual sede social.
En el mes de abril de 1935 ya señalaban 4000 socios, y en septiembre de ese mismo año se realiza la implementación del Socorro Mutuo en la Sede Social.
El Campo Covadonga (a orillas del Río de la Plata) cuenta conpiscinas, 12 canchas de tenis, 4 de polvo de ladrillo y 8 de superficie rápida , 1 cancha de voley, 1 cancha de hokey, 1 cancha de basquet, 1 cancha de handball, 4 canchas de fútbol y una palestra de escalamiento que es una de la más alta de la Argentina, Sanitarios, Oficinas de Deporte y Bar-Restaurante con Solar para que la juventud heredera de “lo asturiano” en Buenos Aires.
El Centro Asturiano de Buenos Aires, pese a todas las contingencias adversas que fueron baches en su camino y a pesar de los acontecimientos que pasó se desarrolla en el país, así como el “ envejecimiento” lamentablemente de la colectividad asturiana en particular y la española en general, debido a la paralización de la corriente migratoria. Sigue en pie, avanzando, dentro de lo que le permiten las circunstancias. Hijos y nietos, los descendientes, el entorno familiar de quienes abandonaron su solar natal, y encontraron en Argentina un nuevo hogar, y una segunda patria. Recogen las banderas de Asturias (la tierra lejana y añorada de sus antepasados), y se integra en el Centro Asturiano de Buenos Aires.Un Centro que “sin prisas, pero sin pausas, como una estrella”... sigue su avance.




Un mapa para no perder la referencia...



Luego de cumplir con este apostolado para que ustedes conozcan tan lindo lugar, me vi en la obligación de pedir un lenguado en salsa verde, que si bien creo que es un modo vasco de preparación, me vino en gana..
Espero que les haya gustado ver este lugar
¡Dedicado a mis amigos de Asturias!

lunes, 2 de junio de 2008

Amor a primera vista


En ese entonces tuve muchas propuestas. Algunas eran más atractivas por el porte, por la billetera, por el éxito embriagador, pero nada de eso me importó.
Mi viejo nos presentó y flechazo inmediato. Fue amor a primera vista.
Y eso que te conocí en un día triste, donde todos lloraban…
Era 1.971 y perdías la posibilidad de ser campeón, con el empate bastaba, empezaste ganando 1 a 0 y se convirtió en 1 a 2 contra Huracán…
Pasaron los años pero no pasaba nada. Diez, quince, veinte, y pensé que jamás te vería campeón…
Y sin embargo, desde 1.993 a hoy, te ví ganar cinco torneos locales, una Recopa Sudamericana, una Supercopa, una Copa Interamericana, una Copa Libertadores de América y…una Copa Intercontinental, con victoria en Japón y nada menos que frente al poderoso Milán por 2 a 0!
Demasiado para un sencillo club de barrio…
Yo sé que no sos Boca ni River, ni Racing, ni Independiente, ni San Lorenzo…
¡Y por eso te quiero más!
Hablo de vos, gloriosa "V" azulada en el pecho, institución que fuiste fundada el 1° de enero de 1.910, por donde pasaron gigantes de la pelota como Carlos Bianchi, Daniel Willington, José Luis Félix Chilavert, Armando Ignacio Quinteros, Pedro Larraquy, Julio César Jiménez, el Gato Marín, Flavio Zandoná, Diego Simeone o los Turcos Asad…
¡Hablo de vos Club Atlético Vélez Sarsfield!
Estadio Nacional de Japón, 1° de diciembre de 1994

Arbitro: José J. Torres (Colombia) Vélez Sarsfield (Argentina) 2 - Milan (Italia) 0
Vélez Sársfield: Chilavert, Almandoz, Trotta, Sotomayor, Cardozo, Basualdo, Gómez, Bassedas, Pompei, Flores, Asad. DT: Carlos Bianchi.
Milan: Rossi, Tassotti, Costacurta, Baresi, Maldini, Boban (Simone), Donadoni, Desailly, Albertini (Orlando), Savicevic (Panucci), Massaro.DT: Fabio Capello.Goles: 1-0 Trotta (50 min pen), 2-0 Asad (57 min)


Uno puede elegir mucho en la vida: las ideas políticas, las creencias religiosas, la identidad sexual, la pareja, donde vivir….Pero hay dos cosas que no se escogen, las eligen nuestros padres por nosotros: el nombre y el club de fútbol. La única excepción es si al padre no le interesa ni remotamente la práctica del balompié.
Porque si no, hay tradiciones que deben respetarse


Rajatabla

Cueste lo que cueste
Caiga quien caiga
Porque lo digo yo
Porque a mí me parece
Porque soy macho
Porque me la banco
Y no se hable más del asunto
Sanseacabó
Es mi última palabra
No acepto peros ni excusas
Así se hará o nada

Digo, de pronto, me parece
Salvo mejor opinión tuya
En realidad no estoy seguro
Lo que a vos te parezca está bien
Sí querida.